sábado, mayo 18

“Este 4 de junio tendremos una elección inclusiva y libre de discriminación”: Amalia Pulido

0
230

La consejera Presidenta del IEEM encabezó un ejercicio de voto efectivo para personas con discapacidad y trans

LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

“Este 4 de junio tendremos una elección inclusiva y libre de discriminación. No se permitirá que los prejuicios y estereotipos nos dividan. La fortaleza de nuestra democracia descansa en el reconocimiento de la diversidad“, afirmó la Consejera Presidenta del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), Amalia Pulido Gómez, al encabezar el Simulacro de demostración para un ejercicio efectivo del voto en favor de personas con discapacidad y personas trans.

De manera coordinada, el Instituto Nacional Electoral (INE), la Asociación Civil Fuera del Clóset y la Confederación Mexicana de Organizaciones en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (CONFE), realizaron un simulacro de demostración para un ejercicio efectivo del voto.

Plausible la iniciativa del IEEM en favor de la no discriminación a la hora del ejercicio democrático por excelencia, es decir, en el momento de votar, pero quizá las autoridades electorales deberían ir pensando en ampliar sus categorías sociales para eliminar la discriminación en todo el proceso de la vida democrática, porque la administración del Presidente López Obrador está quebrantando, con sus peroratas cotidianas, la estabilidad social, al sostener -sin exhibir las pruebas y formular las denuncias correspondientes- el presunto latrocinio que los partidos opositores al suyo fomentaron con la complicidad de periodistas, clases medias “aspiracionistas“, y empresarios exitosos.

Durante años ha estado fomentando, a diario desde su tribuna matutina, con un cuantioso derroche de recursos públicos (lo que constituye, adicionamente, un delito electoral grave), un discurso de odio que confronta abiertamente a los desposeídos con las clases medias y acomodadas, lo que genera que las mayorías populares vean con desprecio a las familias que no cuentan con suficientes recursos como para aislarse en fraccionamientos cerrados y protegidos.

Quienes viven en poblados o en colonias populares de las grandes ciudades, porque no les alcanza para comprar o alquilar casas en las zonas más “exclusivas”, empiezan a sentir cada vez con más fuerza el rechazo de sus vecinos, que los agreden, los insultan y los marginan de mil formas y que incluso llegan a amenazarlos con conatos de linchamiento porque los ven como extraños a la comunidad por la divergencia de hábitos higiénicos, gustos musicales, manejo de mascotas y multitud de rasgos diferentes o “valores culturales, morales y espirituales” diversos.Pobladores de colonias pobres se enardecen ante desconocidos

Este fenómeno social inédito, se debe específicamente al encono que siembra a diario don Andrés Manuel López Obrador entre connacionales que desarrollan un instinto xenófobo y condenan a clasemedieros a tener que cambiarse de un lado para otro -como si fueran indocumentados en su propia tierra- si no cuentan con los recursos de quienes viven en las vecindades de lujo conocidas como “fraccionamientos”, es decir, aldeas relativamente cerradas, aisladas y “seguras”.

Se trata de un fenómeno de amplísima discriminación social que va más allá del legítimo miedo a la delincuencia organizada, fomentado por un gobierno que busca empoderar a las clases populares para obtener su voto, pero a costa de confrontarlos con clases medias que de ninguna manera son responsables de su miseria.

Comments are closed.