jueves, diciembre 7

Intenta Marcelo chamaquear a Andy. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
204

Sufre don Andrés para relevar en el cargo a Adán Augusto. Tanto engorro ¿para nada?

Entre todos los desfiguros corcholateros de ayer, sobresale el protagonizado por el excanciller carnal, Marcelo Ebrard, quien anunció a los periodistas de SinEmbargo que no irá ni con MC ni mucho menos con el PRIAN, sino que hará todo cuanto pueda para ganar la Presidencia con Morena. Todo, todo, todo, incluso tratar de chamaquear al hijo del Presidente que más le sabe a la política -dicen- pero que es precisamente el que peor ha expuesto a su padre con su escandaloso desapego a la “austeridad republicana”.

Parajódicamente (sic), el marcelazo consistió en ofrecerle al claudista declarado, Andrés Manuel López Beltrán la hipotética “Secretaría de la 4té“, en caso de llegar al ansiado cargo, lo que Andrés Manuel López rechazó. Omito el segundo apellido porque no queda claro cuál de los dos AMLOs fue el que, de bote pronto, le respondió al excanciller que gracias pero no. Que no son tiempos de tomar partido por ninguna de las corcholatas en disputa y que deje de meter el hocico en otros bebederos. Pero que muchas gracias por su amabilísimo ofrecimiento.Marcelo comete pifia al invitar al hijo de AMLO

Luego del palmo de narices, a Ebrard no le quedó otra que reconocer -con la sonrisa de que “todo va a estar bien”- que fue imprudente el ofrecimiento y que Andy demuestra, con su inmediata respuesta, el gran talento que lo motivó a formulárselo.

Ni tardo ni perezoso, Mario Delgado salió a difundir a los 4 vientos que el acuerdo firmado en Corcholandia implica que no deben andar exponiendo planes de gabinete ni nada que pueda exponer las intenciones ocultas (hipócritas diría AMLO) de encubrir como lucha por una coordinación de defensa de la 4té lo que en realidad son actos anticipadísimos de campaña presidencial. Y que cualquier violación a esos acuerdos implica responsabilidades penales.

Nada dijo Delgado, sin embargo, del reparto de 200 pesos a cada participante en el acto de Adán Augusto -como lo reveló Reforma-, quien se dio el lujo de rechazar los 5 millones ofrecidos por el partido porque él es un empresario que financiará su campaña que no es campaña, “con sus ahorros”, que seguramente tampoco son “sus ahorros”.Mario Delgado y Adán Augusto López

Todo indica que el auténtico “caballo negro” es el único y verdadero carnal del Presidente, su paisano, su clon, por quien se ha tomado tantas molestias para casi obligarlo a participar en el arrancadero y ha tenido que pasar las de Caín para el relevo, porque el Ejército le vetó a Alejandro Encinas; Juan Ramón de la Fuente significaba un serio riesgo de corcholatazo de última hora; y Rosa Icela le sacó al parche. Entonces, don Andrés tuvo que echar mano de “La Morena” como un florero más agradable a la vista que Olguita, con todo respeto.

“No quiero comentar nada sobre el proceso para el relevo en la defensa de la Transformación, que requiere continuidad. A quién le voy a entregar la estafeta, pero no quiero intervenir porque estamos en una etapa sin tapados, sin dedazo, sin cargada y no tenemos favoritos. Todos los que están participando merecen nuestro respeto y no va a ser el Presidente el que va a decidir, sino el pueblo. Mi familia, mi esposa, mis hijos no nos metemos en nada en este proceso”, recitó el Presidente López esta mañana, con tono solemne mientras se rascaba la nariz, como comprobando si no le había crecido.

Comments are closed.