sábado, junio 15

¿Gracias?… “¡De nada!”. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
328

Decir que AMLO está “chapado a la antigua” es una forma de disimular su feroz conservadurismo

No he leído el nuevo libro del Presidente López Obrador, ni pienso hacerlo. Y es que ya estoy francamente harto de que me quiera tomar el pelo. De que pontifique a diario durante horas en un foro artificial rodeado de paleros que se dicen periodistas (con las excepciones del caso que todo el mundo conoce) sobre su muy limitada concepción del mundo, de la historia y de la política que, según dice, es un noble oficio, al tiempo que la usa para insultar y descalificar a quienes no piensan como él, sean periodistas o adversarios partidistas.AMLO VS periodistas

López Obrador es un lobo disfrazado de cordero. Dice ser de izquierda cuando es más conservador que mi abuelita. No voy a recoger aquí la serie interminable de indicios de su mesianismo reaccionario, empezando por su devoción militarista y desprecio a la causa de las mujeres, hechos que niega con una escandalosa hipocresía, mientras acusa de hipócritas a sus adversarios. Me limitaré a comentar, por ahora, su visión de la familia.

AMLO y militares

Cuando un hombre que dice encabezar un movimiento de la talla de las luchas de Independencia, la Reforma y la Revolución mexicanas se pone a decir que lo que nos protege de la crisis mortal de las drogas es la solidez de nuestra organización familiar, concebida como una suerte de fortaleza cultural, y asegura que las innumerables muertes por fentanilo en el vecino del Norte se deben a que, allá, las familias mandan a las universidades a sus hijos “prematuramente”, no sé si reír a carcajadas, o ponerme a llorar.AMLO inseguridad en México

Cualquier izquierdista de medio pelo debería saber que la familia patriarcal, autoritaria, represora de la niñez y de la juventud, pero sobre todo de la mujer -como es la típica familia mexicana-, forma parte fundamental de los Aparatos Ideológicos de Estado (en los términos de Louis Althusser) para preservar la dominación política en Estados represivos, mediante la consolidación ideológica por sobre el control policial y/o militar, junto con otros aparatos fundamentales, cada uno de ellos “dominante” de acuerdo con el “modos de producción” (en términos de Karl Marx) en cada momento histórico (en términos de Antonio Gramsci), como son la escuela, la iglesia y los medios masivos tradicionales de comunicación.Violencia contra niños

La disolución de ese aparato familiar que nuestros bisabuelos reivindicaban como “la célula social” y “cuna del amor filial” por excelencia, pero que en realidad sometía a la mujer como esclava del hogar al cuidado de los hijos, y permitía que el hombre la maltratara y tomara todas las decisiones con base en su dominio económico y fuerza física, hasta el grado de darse el lujo de tener “segundos frentes” y “casas chicas” por ejemplo, representa quizá el más importante avance social, porque cada vez más las mujeres reivindican su derecho natural de ser las cabezas familiares y permitir así, gracias a una independencia económica lograda con enormes sacrificios, el desarrollo sano de sus hijos e hijas, ya no sometidas estas últimas a ser domesticadas en el papel denigrante al que antaño se les destinaba desde el momento de nacer.Violencia contra las mujeres

La bola de sinsentidos que dice don Andrés, con todo respeto, sobre retener a los hijos en el seno familiar hasta los 30 años y condenar que en Estados Unidos los dejen ir, desde muy jóvenes, a la aventura de consolidar sus vidas con estudios universitarios en otros lugares, nos da una idea muy clara de por qué este buen hombre, “chapado a la antigua“, decidió cancelar los fondos para escuelas de tiempo completo y ha descuidado el desarrollo de guarderías y centros de protección a mujeres agredidas por sus maridos.

El término “chapado a la antigua” es una forma de disimular el hecho de que, sin importar cuántas veces se defina de izquierda, don Andrés anda arrastrando penosos vestigios del más reaccionario conservadurismo.

Comments are closed.