sábado, junio 15

Los Gobiernícolas y los Empresaurios. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
363

¿Por qué le quería condonar AMLO a Salinas Pliego 8 mil millones de pesos de su adeudo fiscal?

Cuando el pragmatismo político, llevado al extremo, empieza a convertirse en un chiquero en el que, tomaditos de la mano, es posible observar a especímenes como “El ChapitasEruviel Ávila chapoteando entre la mierda con preclaros, insignes, prestigiosos y connotados miembros de la cuarta transformación, entonces se empieza a comprender que, nuevamente, nos tomaron el pelo.

Se le acaba el tiempo a don Andrés y ya no puede disimular sus raíces profundamente ¡priistas!

Según Álvaro Delgado, un analista político de primer nivel, alineado ahora por desgracia con el oficialismo redentor de López, Ricardo Salinas Pliego debe al fisco la tercera parte de su inmensa fortuna, es decir, unos 73 mil 682 millones de pesos, cantidad cien veces superior a los 645 millones de pesos de impuestos que debía la empresa Total Play desde el Gobierno de Felipe Calderón.SAT y Salinas Pliego

40 mil millones de ese total han permanecido ocultos y AMLO solo ha dado a conocer al público los 23 mil restantes, de los cuales quiso condonar, sí, ¡condonar! 8 mil millones a su amigo Salinas, conforme a las más puras prácticas que casi a diario le critica a sus antecesores neoliberales.

Quise abrir este comentario con el affaire Salinas-AMLO porque un amigo me solicitó específicamente tratar el tema, pero lejos de sumergirme en los detalles financieros del espinosísimo asunto, o en la apuesta de Salinas de doblegar, con el apoyo de La Corte, al Presidente, prefiero enmarcarlo en el panorama genérico de los acuerdos inconfesables de un movimiento que se pretende teóricamente inspirado en carísimos “principios”, pero que en la realidad usa el enunciado de esos postulados como mera propaganda electorera permanente, desde la tribuna presidencial, al tiempo en que los prostituye en una práctica deleznable de traición cotidiana. ¿Exagero?

Carlos Loret de Mola presentó recientemente audios que revelan a los amigos íntimos del clan de los vástagos de Palacio burlándose abiertamente de haber vendido a la SEDENA materiales de mala calidad para el asentamiento de las vías del Tren Maya. Todavía los amigos íntimos de Bobby y Andy López Beltrán se dieron el lujo de reír a carcajadas ante la posibilidad de que, por ese hecho delictivo, el tren se descarrilara en el futuro, lo que no les preocupa porque “eso ya sería otro pedo”.Corrupción de hijos de AMLO

¿Algo pasó derivado de esta denuncia respaldada por un audio?

Absolutamente nada. Nadie cuestionó en La Mañanera al mandatario que dice estar más preocupado por la justicia que por la ley.

Hoy, Loret consigna en su columna de El Universal que con motivo del distanciamiento de Sheinbaum con Brugada, existe un acuerdo de la candidata presidencial de Morena y Santiago Taboada, el candidato opositor a la CDMX: Sheinbaum no meterá las manos a favor de Brugada y a cambio él se compromete a gobernar sin abrir expedientes sobre la gestión de Claudia como jefa de Gobierno.

“El pacto se notó en el debate. Taboada no mencionó a Sheinbaum ni una sola vez. Criticó el mal manejo de la Ciudad a cargo de Morena, hasta citó la caída del Metro, pero nunca nombró a Claudia y en cambio, sí mencionó a AMLO, a Martí Batres e incluso a Ernestina Godoy“, asegura Loret, cuyo comentario pasará otra vez desapercibido precisamente porque AMLO se ha dedicado tiempo completo -con todo el poder de la Presidencia de la República como un mazo aplastante-, a desacreditar al periodista que salió de Televisa por exactamente el mismo mecanismo, eso sí, sin haber pedido jamás abiertamente su cabeza, como si eso fuera necesario.Clara Brugada y Claudia Sheinbaum

Del mismo modo salió Azucena Uresti de Milenio. Los dueños no iban a permitir que los millonarios convenios de publicidad que les ofrece Chucho Ramírez decayeran por no hacer caso de las insinuaciones más que claras del Presidente.

En la dictadura perfecta, el PRI daba juego de alternancia presidencial a sus dos corrientes dominantes: la conservadora (Miguel Alemán, Gustavo Díaz Ordaz…) y la nacionalista revolucionaria (Lázaro Cárdenas, Adolfo López Mateos…) y así dio relativa estabilidad política durante 70 años al país (con todo y Tlatelolco y la guerra sucia). Fue hasta el gobierno de Miguel de la Madrid que se rompió esa alternancia interna priista y se impuso el conservadurismo con Carlos Salinas dando pie a la separación de los nacionalistas revolucionarios, con el consecuente asesinato de Colosio y la dictadura neoliberal de 36 años, a base de evidentes fraudes electorales protegidos por el IFE y luego por el INE.

Los nacionalistas revolucionarios, tan priistas como los conservadores, vuelven por sus fueros y quieren ahora imponer su propia dictadura, a través del descarado fraude electoral de crear una tribuna presidencial que desacredite a sus opositores, ilegalmente, unas 3 horas diarias desde La Mañanera, ante la mirada nuevamente impávida de la “autoridad electoral”.

Por eso podemos ver de la mano a AMLO con Alfredo del Mazo, Eruviel Ávila, Quirino Ordaz, Omar Fayad, Alejandro Murat y toda la pléyade, concreta, de los mismos a los que critica, en abstracto, en La Mañanera.AMLO y Alfredo del Mazo

No somos iguales, jura el Presidente con un rostro triunfalista cada vez más forzado, mientras se empierna descaradamente con priistas de la peor ralea y desplaza de los nichos de poder a los viejos militantes de la izquierda, fundadores de su movimiento, que siguen repitiendo, como zombis, los nobles principios de no robar, no mentir y no traicionar. Y es que, sean o no iguales, en la mentalidad primorosa de don Andrés, siempre habrá unos más iguales que otros.

Para concluir, hay consenso nacional -e incluso internacional- en que la Seguridad a base de abrazar a los delincuentes y repartir dinero en efectivo a los jóvenes (señalándolos así, equivocadamente, como “las causas de la delincuencia”) es un verdadero desastre, catalizado por la militarización obsesiva de este gobierno.

En donde se le reconocen éxitos a la política obradorista es en la economía, debido las bajas tasas de desempleo; la superación paulatina de la pobreza y la desigualdad; así como por la fortaleza del peso, entre otros indicadores que paradójicamente no cuadran con el más importante de todos, el del crecimiento económico.La economía mexicana

AMLO prometió en campaña un crecimiento de 6% hacia el final de su mandato, como nos recuerda Ricardo Anaya, con un resultado promedio anual de 0,8%, lo que da pie a la charlatanería clásica de don Andrés de eliminar del análisis económico, por decreto, la importancia de ese crucial indicador.

El problema aquí es que, como suele suceder con las visiones extremas del análisis académico de la economía, que corren en el espectro que va de la visión clásica, al marxismo, no se ha podido cuadrar con precisión hasta qué punto la estabilidad del peso navega de la mano de las altísimas tasas de interés; la elevada tasa de empleo se debe al fenómeno del nearshoring (con todo y los obstáculos irracionales del obradorismo); y la pobreza se ha logrado atemperar por el crecimiento extraordinario de las remesas de migrantes. Todos ellos fenómenos en los que AMLO no ha intervenido en absoluto, porque las tasas de interés las fija el autónomo Banco de México; el nearshoring, la evolución de la economía mundial; y las remesas, la decisión soberna de los migrantes.

Mientras AMLO, picado en la cresta por la avaricia desmedida y la vulgaridad verbal extrema de Ricardo Salinas Pliego se transforma en un “gobiernícola” que manda a la Guardia Nacional a ocupar el campo de golf en disputa con el “empresaurio“, otros hombres de negocios megamillonarios como Carlos Slim y Germán Larrea están felices, porque el Presidente no les ha aumentado los impuestos, los apapacha y se muestra obsequioso con el presupuesto y muchos contratos leoninos, para que sigan acrecentando sus inmensas fortunas.Carlos Slim y AMLO

Al país lo sostienen actualmente, entonces, el nearshoring y las remesas (que sacaron de la pobreza a millones), mientras las altas tasas de interés enriquecen a los bancos y a los especuladores financieros de la bolsa, al tiempo que le dan estabilidad artificial al superpeso, mientras se destruye la economía de las clases medias. Quizá el único acierto específico de la política económica populista del obradorismo sea el que las pensiones que reparte, mantienen en el umbral de la supervivencia a millones de mexicanos en condición de “pobreza extrema“.

El mito de que todas estas maravillas económicas del obradorismo se deben al combate a la corrupción se derrumba cuando vemos que, objetivamente, la rampante corrupción de los allegados a don Andrés como sus hijos y Ana Gabriela Guevara, por ejemplo, sigue más viva que nunca, y Ricardo Salinas Pliego ha podido eludir el pago de decenas de miles de millones de pesos en impuestos a lo largo de ya casi seis años de “combate a la corrupción“, mientras el mandatario que decretó la nulidad de condonaciones de impuestos confiesa públicamente que le ofreció a Salinas una quita de 8 mil millones.

Los “Gobiernícolas” y los “Empresaurios” del Jurásico priista siguen siendo exactamente los mismos que los del Cretácico morenista, y están hechos tal para cual.

 

Comments are closed.