jueves, mayo 23

Reconocen AMLO y el almirante Ojeda enormes decomisos de fentanilo en México

0
304

Critican reportajes extranjeros presentados por Ciro Gómez que confunden metanfetaminas con fentanilo


LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

El Almirante José Rafael Ojeda Durán, jefe de la Marina Armada de México, se lució en La Mañanera de hoy con un interesante análisis acerca del reportaje que, a su vez, Ciro Gómez Leyva había publicitado alrededor del trabajo que dos “prestigiosas cadenas televisivas inglesas” realizaron sobre la presunta producción de fentanilo en precarios laboratorios de la serranía sinaloense.

Puras patrañas. No lo dijo así Ojeda, quien, muy cuidadoso, insistió en que seríamos los periodistas y analistas los que sacaríamos nuestras propias conclusiones. Pero no hay vuelta de hoja. Los trucos de edición y las trampas de un lenguaje ambiguo tanto de Ciro como de sus fuentes de referencia inglesa, no dejan otra alternativa. Puras patrañas.

Con cortes a machetazo limpio de lo dicho por Ciro y por los reporteros ingleses, Ojeda fue desmenuzando cada detalle de las flagrantes mentiras, con fotografías y ediciones de videos amañadas, con las que Ciro trata de desvirtuar las afirmaciones oficiales del Gobierno mexicano en el sentido de que en nuestro país no se produce fentanilo con precursores importados de China para su exportación hacia los Estados Unidos.

Fentanilo en México y EU

Sin embargo, tanto AMLO como el almirante reconocen, explícitamente, que sí se han incautado toneladas de fentanilo en México, pero -aclara Ojeda-, no en esos rudimentarios “laboratorios” publicitados por Ciro Gómez, sino en las grandes ciudades, afirmación que deja caer por tierra el propósito del análisis. ¿A qué ciudades se refiere don Rafael? ¿México, Guadalajara, Monterrey?

Si vinculamos esto con la carta que le envían los hijos del Chapo Guzmán a Azucena Uresti, en la que afirman que ellos no producen fentanilo, y que su apellido es usado por toda clase de narcotraficantes y mafiosos para encubrir sus actividades criminales en México y el extranjero, podríamos concluir que el gobierno mexicano arma una estrategia todavía no bien definida para contraatacar la narrativa estadunidense (específicamente de la DEA) en el sentido de que es el Cártel de Sinaloa el principal responsable de la muerte de cientos de miles de estadunidenses por ese implacable veneno.

Luego, un reportero le pregunta al Presidente por qué no sanciona a televisoras que difunden mentiras como las de Ciro Gómez, y el mandatario que presume de “diálogo circular” pero en las miles y miles de horas mañaneras ha sido incapaz de rectificar un ápice en sus inamovibles puntos de vista, le responde que no. Que no se trata de controlar a la prensa. Que la libertad es lo más importante y que ahora, afortunadamente, ya se tienen contrapesos, por ejemplo con las redes sociales y con la propia Mañanera, no como antes cuando lo que decían en la tele y la radio era lo que se imponía como la verdad absoluta.AMLO habla sobre el mal manejo de los medios sobre el fentanilo

No puede el mandatario estar más equivocado en este punto y lo hemos dicho aquí, en Notiguía, desde el principio de su administración, cuando Ciro Gómez estaba encabezando la asonada mediática contra el recién estrenado Presidente. El Estado tiene definitivamente no solo la potestad, sino la obligación, por ley, de regular los contenidos que difunden medios concesionados por el propio Estado, porque están usando el espacio radioeléctrico que es propiedad de los mexicanos, para enriquecerse hasta la ignominia, propalando sin recato basura pseudocultural proyanqui en sus espacios de “entretenimiento” y mentiras burdas y descaradas en sus espacios “noticiosos”.

El que Chucho Ramírez, rabioso censor de medios críticos y objetivos como Proceso -que no goza de ninguna concesión-, no haya tenido el valor de cancelar concesiones televisivas y radiofónicas a impulsores de un golpe de Estado blando contra su jefe, eso es otra cosa.

¿De nada sirve en México la experiencia de regresión autoritaria en varios países latinoamericanos por la labor sistemática de televisoras caceroleras?

 

Comments are closed.