viernes, mayo 17

Adán Augusto, ¿el tapado? LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
366

Imposible hacer cálculos prospectivos cuando desde el poder se toman decisiones irracionales

La esencia del tapadismo clásico mexicano consiste en poner a pelear en la arena mediática a los aspirantes, desde mucho antes de que se desate el proceso legal para una sucesión presidencial, a fin de que se desgasten lo suficiente, de modo que al final de estas preliminares den paso, en la pelea estelar, al favorito real, al que se mantuvo en relativo secreto, arropado, “tapado”, es decir, al margen de la vorágine de la guerra sucia para que llegue ileso al puesto de su benefactor y, al mismo tiempo, futuro protegido.

¿De quién es ese llavero que tiene destapador, si la puerta tiene aldabas y yo tomo quitapón? cantaban Los Polivoces para dejar en claro que Martina no era precisamente muy fiel a su marido. Tampoco el mandatario que toma la difícil decisión de nominar a su sucesor suele ser muy fiel, ni a sus amigos, ni a sus hermanos, ni a sus amoríos.Los candidatos de AMLO se pelean por ser el elegido

El afecto, sin embargo, puede ser un cemento que aglutine las lealtades y las mantenga más o menos firmes ante la inevitable locura que el poder omnímodo de la presidencia mexicana provoca, al parecer, en todos quienes lo paladean, por mucho que proclamen en tono triunfal de presunta inmaculada abstinencia que “el poder atonta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos“.

Lo que trato de decir es que no hay, en este momento, nada escrito. La única certeza, en mi modesta apreciación, es que si dependiera de la pura voluntad del Presidente, sin tomar en cuenta otros factores determinantes para la definición del poder, Adán Augusto, su hermano, sería el elegido y que los pleitos entre Marcelo, Claudia y demás corcholatas de relleno desbrozaban el terreno para el arribo triunfal del tabasqueño, que se concretaría, para “sorpresa” de todos los que juran que la buena es Claudia, en unos cuantos días.Adán Augusto, podría ser el tapado

Pero Adán ha dilapidado los cuantiosísimos recursos a su disposición y no ha logrado levantar en el ánimo de los votantes, en lo que se perfila como una contienda real, debido a la irrupción de una candidata carismática izquierdosa, a pesar de ser abanderada por el panismo de derecha, lo que obliga a don Andrés a pensar en un o una candidata competitiva, reservando a su clon Adán Augusto el papel de oscuro back door man para vigilar por sus intereses “en el retiro”, aunque columnistas de la talla de Salvador García Soto (a quien respeto y con quien generalmente coincido) planteen que Adán podría colarse como el “tercero en discordia”.

La pregunta, entonces, es quién sería el o la más competitiva para enfrentar a una candidata tan carismática como Xóchitl si los intentos fallidos para desaforarla terminan, como hasta ahora, proyectándola al infinito y más allá ¿Marcelo o Claudia?Ebrard y Sheinbaum, punteros en preferencias

Pero esa pregunta tiene un presupuesto probablemente falso. Supone que en el ánimo presidencial -y en el de sus huestes de fanáticos- hay un rasgo dominante de racionalidad que hace tiempo se extravió, junto con las promesas de atacar las causas de la inseguridad, someter al imperio de la ley a los jefes de la mafia del poder, y proclamar que “al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie” mientras se pisotean a diario las más elementales normas electorales.

En tales condiciones, cualquiera de los tres podría ser el o la elegida.

Comments are closed.