jueves, mayo 23

La debacle de Xóchitl en el debate. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
350

Ciro Gómez le tiende una emboscada a Xóchitl Gálvez, para que Epigmenio Ibarra la insulte a sus anchas

Ante la ventaja considerable que le saca Claudia en todas las encuestas, la única oportunidad de Xóchitl era arrasar en el debate, pero le fue imposible soltarse el pelo, prácticamente amordazada por un formato que más que para un debate, estaba confeccionado como una especie de riguroso examen profesional.Xóchitl Gálvez

Se consumía más tiempo en la formulación de las muy elaboradas interrogantes que en los segundos destinados a la respuesta. Este formato rígido terminó favoreciendo mucho a la “Dama de Hielo“, acostumbrada como está a las respuestas cortas a la prensa, cuando no la ignora o la acusa de ser demasiado agresiva. En contraste, la dicharachera y carismática Xóchitl Gálvez se puso de cabeza, igual que las láminas que su inepto equipo de asesores le obligó a cargar, cuando lo suyo es la improvisación y la espontánea picardía.Sheinbaum

En resumen, el debate fue una debacle para la candidata que insiste en ser independiente, al mismo tiempo que se retrata junto a los impresentables Marko Cortés, Alito Moreno y Chucho Zambrano, tres fardos que seguramente ya pactaron con el obradorismo para neutralizarla, justo como lo hicieron en el Estado de México con Alejandra del Moral.

Debate presidencial 2024

Del tercero en discordia, Álvarez Máinez, quien a todas luces quería sacar raja de la confrontación a muerte entre los dos proyectos opuestos de nación que representan las candidatas, no hay mucho que decir, salvo que francamente hizo el ridículo,  no tanto porque los argumentos del emecista fueran falsos o endebles, sino porque provocó la mofa de todo el mundo por su fingida sonrisa de Guasón, lo que podría ser una buena noticia para Xóchitl, habida cuenta de que difícilmente le robará muchos votos a la candidata opositora, como evidentemente era su intención.Alvarez Mainez

Por lo que toca a los numerosos postdebates que pudimos observar, Ciro Gómez Leyva hizo historia al poner en evidencia, de manera lastimosa, que quien manda en su espacio informativo es Jesús Ramírez, a través de Epigmenio Ibarra, quien se dio el lujo de atacar cobardemente a Xóchitl -enlazada vía remota luego del debate- llamándola nuevamente “esperpento”, sin que el generalmente muy echado pa’delante Germán Martínez, ni el propio Ciro, se atrevieran a responderle, dejando a la candidata que tuvo la amabilidad de atender la llamada de Ciro, en manos de un sicario mediático que la insultó hasta que se cansó y todavía tuvo el descaro de reclamarle a su gato, Ciro Gómez, que no hayan entrevistado también a Claudia quien, primero, se disculpó, y luego, cuando ya Xóchitl había colgado el teléfono, terminó comunicándose solo para escuchar los halagos del rastrero vocero de la 4té.

Comments are closed.