martes, noviembre 29

El talante autoritario de Chencho y Adán. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
74

Otra vez AMLO rinde homenaje a “Firme” grupo musical que promueve el odio feminicida

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López, sorprendió a todo el mundo cuando dijo a los medios de comunicación que don Chencho Sandoval canceló su cita con los diputados “porque un legislador de MC había sido descortés e irrespetuoso con el general”, al indicarle en una carta (sumamente respetuosa por cierto) que el terreno militar no era propicio para su comparecencia.

A su vez, el Presidente López Obrador nos dejó con la boca abierta de incredulidad cuando al finalizar su conferencia de ayer, se negó a comentar con la reportera de Proceso la nota que ese medio publicó, con base en los cables hackeados por Guacamaya, sobre el hecho de que cuando era gobernador de Tabasco, don Adán se aventó la augusta puntada de poner al frente de la policía y de otras áreas estratégicas de Seguridad Pública, nada menos que a prominentes miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación, los cuales ¡todavía permanecen en sus puestos!

Emulando a Sansón, AMLO se mostró molesto ante el cuestionamiento de Dalila, y salió de su tradicional tono soporífero para despotricar contra Proceso que, junto con otros medios, dijo, “trabaja arduamente para desprestigiar a su gobierno” y cortó la conferencia.

Así que el casi seguro sucesor de AMLO considera que los militares están exentos de comparecer ante los representantes de la ciudadanía para explicar asuntos tan graves como el de haber incorporado, formalmente ¡nada menos que a Drácula en la custodia de los bancos de sangre de Tabasco!, y exige a los representantes populares dirigirse a los generales del ejército con sumisión absoluta, so pena de ser ignorados por “irrespetuosos”.

Y ese cabrón, para usar el estilo Alazrati, ¡es el casi seguro sucesor de AMLO!, porque solo los ingenuotes se tragan la farsa de que Claudia Sheinbaum no seguirá la misma suerte que Tatiana, Irma Eréndira y Olguita, igual que todas las damas supuestamente empoderadas del régimen obradorista que, en realidad, son usadas como escaparate para encubrir el profundo machismo de don Andrés, reflejado en su desprecio total a los consejos de Elenita Poniatowska, quien le sugiere, vanamente, escuchar a los demás y no andar pensando que solo él va de la mano con la verdad.

Las gobernadoras promovidas por AMLO -incluida la hija de su amigo presunto violador en Guerrero– parecen estar destinadas a obedecer sus indicaciones desde Palenque, una vez instaurada la versión moderna del maximato.

Pero la más evidente muestra de ese machismo inocultable del Presidente, que frenó a los legisladores de Morena para imponer la despenalización del aborto en todo el país y contener, con ello, la muerte espantosa de miles de mujeres, queda expuesta con el vergonzoso homenaje a un grupo dizque musical, “Firme“, que fomenta en sus letras el odio feminicida, amenazando cobardemente a mujeres que los desdeñaron, con acosarlas hasta la muerte y matarles hasta al perro.

Ya el general secretario -una vez aprobada la militarización de la GN por diputados obsecuentes- manda por un tubo a esos mismos legisladores cuando intentan cuestionarlo, como se prometió podrían hacer para limitar el poderío que le entregaron en bandeja de plata ¿o plomo?

Ya la Guardia Nacional empieza a disparar contra pobladores que protestaban contra la militarización y la actitud prepotente de miembros de esa guardia en un accidente de tránsito.

Ya el secretario de Gobernación regaña a legisladores de la oposición porque no se muestran sumisos y obedientes ante la autoridad militar, metaconstitucional, que ellos mismos obsequiaron.

Ya el presidente que decía admirar a Julian Assange regaña a Proceso por andar reportando la simbiosis del ex gobernador de Tabasco -y ahora titular de Gobernación– con criminales, con base en cables confidenciales hackeados al estilo Assange.

¿Qué sigue?

Comments are closed.