sábado, enero 28

Se agudiza el enfrentamiento entre Alito y Del Mazo. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López

El regreso de los muertos vivientes: Gustavo Cárdenas, Alejandro Ozuna, Ana Lilia Herrera...
0
349

El regreso de los muertos vivientes: Gustavo Cárdenas, Alejandro Ozuna, Ana Lilia Herrera…

Como resultado de las visitas secretas de distinguidos delmacistas a Enrique Peña en Madrid, España (destacando la de la mismísima delfina oficial del gobernador Del Mazo, Alejandra del Moral, según algunos trascendidos) los expresidentes Peña y Salinas, decidieron imponer a Luis Miranda como el estratega del trabajo sucio para, aunque usted no lo crea, ¡rendir la plaza mexiquense!

Es así que, según otros trascendidos, Alejandro Ozuna Rivero será el que lleve la batuta mediática y operativa de la campaña de su tocaya del Moral. Fungiría como una suerte de auditor político para que los despistados no se salgan de las trancas, conforme a un guion cinematográfico inspirado en “El Regreso de los Muertos Vivientes”.

Desde luego que a Alito y al resto de los escasos sobrevivientes del priismo nacional, luego de la tremenda planchada que Morena les puso en la mayoría de los estados, a través del eficientísimo truco de las embajadas de consolación, no les hace ninguna gracia que, con tal de mantener el pacto transexenal de impunidad con el peñismo, don Andrés los deje materialmente en calzones y sin un refugio seguro para la sobrevivencia de su especie, para lo que el ecosistema de Atlacomulco se pinta solo.

Y es también así que Alito, y sus secuaces, decidieron revivir a otro muerto, Gustavo Cárdenas Monroy, a quien Del Mazo defenestró imponiendo al montielista Miguel Sámano en la coordinación de los diputados federales mexiquenses. El legislador por el distrito 3 de Atlacomulco será el nuevo vicecoordinador de los diputados priistas en el Congreso de la Unión, lo que indica que Moreno Cárdenas no se queda con los brazos cruzados mientras las huestes delmacistas envuelven para regalo el último bastión del priismo nacional.

No extrañaría en absoluto que el CEN del PRI enviara a la delegación del Estado de México a algún personaje con el tamaño y la fuerza suficientes para disputarle al debilucho Eric Sevilla la candidatura que pretende resolverse por dedazo sospechosista de un gobernador demasiado zalamero con el Presidente.

¿Qué tal Beatriz Paredes con la encomienda de meter orden en un priismo desangelado como el mexiquense y, al mismo tiempo, como un mensaje de reconciliación con los malquerientes de Alito?

¿Enrique de la Madrid o Claudia Ruiz Massieu, como referentes de un relevo generacional de expresidentes que regresan por sus fueros?

O mejor aún, ¿qué tal Carolina Viggiano Austria, esposa de Rubén Moreira -jefe directo del nuevo vicecoordinador de los diputados federales priistas-, y por cierto, muy buena amiga de Ana Lilia Herrera Anzaldo?

En política no hay casualidades.

Comments are closed.