martes, mayo 21

Repunta la epidemia de Covid en forma alarmante. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López

0
578

La megamarcha del obradorismo como hipótesis. ¿Amor con dolor se paga?

Los contagios Covid se han disparado repentinamente en México, luego de varios meses de ir a la baja. Se reportan casi 6 mil casos nuevos en una semana. ¿A qué puede obedecer este comportamiento atípico?

En el país hay actualmente 13 mil 722 casos activos de Covid-19, cinco mil 893 más que el martes 29 de noviembre pasado, cuando la Secretaría de Salud (SSa) reportó 7 mil 829, de acuerdo con el Informe Técnico Semanal. Me permito formular, con todo respeto, una hipótesis alucinante.

Si alguna mente perversa, malévola como la de los archicriminales de las películas, se hubiera propuesto impulsar en forma drástica el repunte de la pandemia que azotó al mundo entero y que todavía se niega a desaparecer, quizá no hubiera encontrado una mejor estrategia que convocar a una marcha de un millón 200 mil personas, apretadas entre sí durante varias horas, sin cubrebocas, y además provenientes de los más apartados rincones del país -para potenciar, aleatoriamente, la presencia de todas las cepas posibles de la infección en un amplio muestreo del territorio- transportados además en camiones también drásticamente hacinados.

Y no digo con esto -lo juro- que el presidente López Obrador haya funcionado como un villano que promoviera, conscientemente, sin motivo alguno más allá de ratificar su ego personal en el tema que le obsesiona, a saber, el arropo de las masas, por maldad intencionada semejante entrampamiento; lo único que afirmo, sin lugar a dudas de mi parte, es que sus asesores en materia de salud son unos cretinos.

El corolario de esta tragedia colateral consistió en devolver, luego de la orgía de hacinamiento, a este millón 200 mil personas a sus lugares de origen con la misma estrategia de amontonarlos en camiones para convertirlos -sin proponérselo desde luego- en los agentes más eficaces de diseminación masiva del virus en sus lugares de origen, es decir, en todo el territorio nacional.

La mejor garantía de que tal acto de negligencia criminal surtiera efecto, habría sido que nuestro imaginario megavillano -involuntario o no, que para el resultado es lo mismo- escogiera precisamente a la gente más pobre, más ignorante, proclive a la aglomeración en actos masivos -como el concierto del misógino “Grupo Firme” en la Ciudad de México-, para que el rozamiento multitudinario, perfectamente organizado y comandado por gobernadores y toda la clase política en el poder, surtiera el mayor efecto posible.

Los tiempos coinciden a la perfección. La super marcha obradorista tuvo lugar hace once días y el tiempo de incubación del Covid es de 5 días. La manifestación de síntomas varía entre una a seis u ocho semanas. Así que si la pandemia sigue creciendo a ritmo acelerado, irregular respecto de su comportamiento en otros países similares al nuestro, pero con encargados de Salud más inteligentes, ya podríamos tener una hipótesis de trabajo más o menos plausible para alguna tesis profesional o un libro.

Amor con dolor se paga.

Comments are closed.