sábado, julio 20

La rebelión extemporánea de Marcelo. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
356

Sabían, las 6 corcholatas, que protagonizaban una elección de Estado… la cual presupone disciplina y unidad

De pena ajena los berrinches marcelinos cuando todo el mundo sabía que las encuestas, todas, marcaban una línea inamovible en favor de Claudia, pero no porque se tratara de una candidata carismática, fresca, ocurrente y dicharachera como Xóchitl, sino porque secretarías de estado, gobernadores, servidores de la nación, alcaldes y el propio Presidente de la República, se volcaron, en “nado sincronizado”, para imponerla en forma textualmente es-pec-ta-cu-lar.Sheinbaum, la candidata de Morena para la presidencia

Pero este sistema de “encuestas” para encubrir el estilo personal del dedazo obradorista, se había aplicado con regularidad insolente en cada una de las elecciones anteriores, donde se llegó al extremo de extorsionar judicialmente a los mandatarios prianistas para entregar las plazas, a cambio de embajadas e impunidad, sin que Marcelo se hubiera inconformado jamás.

Solo cuando la delincuencia electoral organizada le afectó en lo personal, el excanciller tomó repentina conciencia de que “las cosas tienen que hacerse bien”. Que Morena debe dar el ejemplo de un ejercicio ético y no puede andar pregonando una presuntamente impoluta moralidad democrática, al tiempo que quien ilegalmente ostenta (hasta hoy) el bastón de mando (en lugar de gobernar para todos, como sería su obligación constitucional) use sus conferencias de prensa diarias para defender electoreramente a personajes como el presunto violador Félix Salgado Macedonio y termine imponiendo a su hija en el gobierno local para burlarse de los, y especialmente las guerrerenses, así como de las “autoridades electorales”. En ese caso escandaloso y otros Marcelo guardó un silencio cómplice.Félix Salgado apoyado por Mario Delgado

La credibilidad del excanciller quedó manchada desde que amenazó a los gringos con cancelar la cooperación con la DEA y tomar otras medidas drásticas si no devolvían a México al general Cienfuegos, luego de su detención en Nueva York. Ebrard no solamente no se ha pronunciado jamás en contra de la enfermiza militarización que promueve su exjefe, sino que se destacó como un protector compulsivo de las atrocidades cometidas por el Ejército durante el peñismo, que no se limitan, de ningún modo, al caso Ayotzinapa.Marcelo Ebrard apoyó a Cienfuegos

Ello no implica, por cierto, que Marcelo carezca de razón en todo lo expuesto y califique legítimamente de cobardes a MarioEl OjitosDelgado y al impresentable gobernador de Sonora que abandona sus obligaciones constitucionales en la entidad norteña, para andarse exhibiendo en la farándula de las corcholatas, igualito que abandonó la urgente tarea de remediar la inseguridad nacional por andar en la grilla electorera.

Lilly Téllez fue invitada al Senado por Morena, pero en cuanto se dio cuenta del cochinero interno que domina entre quienes presumen de inmaculados, les dijo tajantemente: “señores, aquí se rompió una jerga, y se van todos ustedes a la…”Lilly Téllez renunció a Morena

Marcelo parece estar en la encrucijada de tomar similar decisión, solo que después de haber avalado durante 5 años ese cochinero y cuando éste afectó directamente sus intereses y ambiciones personales. Me quedo con Lilly, que ha tenido que soportar la violencia machista (o política de género como le dicen eufemísticamente) con una prestancia y dignidad que ya veremos si Marcelo tiene el valor de sostener.

En cuanto a que por Movimiento Ciudadano -que es prácticamente su única opción- Ebrard terminaría beneficiando a Morena, como señalan la mayoría de los analistas serios en sus planteamientos de hoy, no estaría de acuerdo.Dante Delgado y Marcelo Ebrard en negociaciones

El hecho de que la muy respetable Claudia -que no tiene la culpa de que don Andrés la quiera convertir en el instrumento de su maximato desde Palenque -ya veremos si ella lo permite-, haya alcanzado poco más del 40% promedio en las famosas encuestas, bien interpretado significa que, a pesar de haber sido impulsada por todo el aparato de Estado del obradorismo, tiene poco menos del 60% de personas que no votarían por ella en este momento.

Así que el mercado de inconformes con el obradorismo podría dispararse exponencialmente si Marcelo, desde Movimiento Ciudadano, empieza a armar un discurso que ponga en evidencia el conservadurismo de López Obrador, para rebasarlo por la izquierda (por ejemplo, la Corte ha tenido más valor que él para despenalizar el aborto), estrategia similar a la usada por Juan Zepeda en la elección mexiquense del 17, esquiroleando el voto de la izquierda a tal punto que facilitó el triunfo de un candidato tan anodino como Alfredo del Mazo, en plena ola obradorista creciente y empecinada en el triunfo de doña Delfina Gómez.Ebrard analiza si se va de Morena

Pero dudo mucho que Dante Delgado se preste a repetir la maniobra que el PRD aplicó en el Estado de México en el 17, y me baso en su negativa a que se usara esa misma receta tan eficaz, con el mismo personaje Zepeda ahora en las filas de MC, en la reciente elección mexiquense.

Comments are closed.