jueves, mayo 23

¿Adiós Claudia Sheinbaum? LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
607

AMLO no le perdonará haber postulado a Harfuch como Jefe de Gobierno

Los ataques furibundos contra Omar García Harfuch, provenientes de quienes los analistas de medio pelo identifican como “Los Puros” o radicales de Morena, en realidad se están orquestando -en nado perfectamente sincronizado- desde la Presidencia de la República. ¿Por qué?

Por el momento, simplemente porque a López Obrador nunca le ha agradado el carismático, guapo, buen policía y consentido de doña Claudia. Pero con el tiempo, cuando López digiera el verdadero significado de la patada en las espinillas que le acaba de asestar Sheinbaum -tan pronto como tuvo el bastón en sus manos- don Andrés va a tener que poner en marcha un plan B para la sucesión.García Harfuch

Jamás Alejandro Encinas se atrevería a cuestionar la primera decisión importante de la casi segura próxima presidenta de México, a menos que fuera el propio presidente actual quien se lo pidiera.

Implicar a Harfuch en la trama macabra de Ayotzinapa; crucificarlo porque colaboró con García Luna, o porque es nieto emblemático de Marcelino García Barragán, el secretario de la Defensa de Díaz Ordaz, como tácticas esparcidas por diversas plumas del oficialismo, a lo que se suma una encuesta vieja en la que el oficioso Enrique Galván Ochoa, de La Jornada, pone adelante a Clara Brugada, no puede ser signo de otra cosa que don Andrés le ha retirado el bastón de mando en la primera decisión importante de Sheinbaum.Ayotzinapa, caso sin resolver

¿A quién se le ocurre sacar a un buen jefe policiaco para forzarlo a participar en política de altos vuelos, cuando lo pudo haber reservado para ponerlo como secretario de Seguridad en su hipotético Gobierno Federal, y más cuando sabía perfectamente que eso iba a molestar a quien espera de ella sepa interpretar, al pie de la letra, sus deseos?

Harfuch está frito, como el perro de las dos tortas, o como Jorge Carlos Ramírez Marín, el objeto de la burla generalizada no solo de los priistas, sino de todos los mexicanos que repudiamos a los chapulines oportunistas y traicioneros.Jorge Carlos Ramírez Marín

Pero no solo Harfuch está perdido, probablemente también quien lo forzó a moverse en terrenos muy resbaladizos, donde los intereses en juego de políticos avezados chocan con el caprichito irreflexivo e imprudente de su jefa, pero ello dependerá de qué tan bien asimile don Andrés -porque últimamente anda medio ensimismado- el hecho de que la Sheinbaum no es como él se la pintaba, no parece muy dispuesta a evitarle contrariedades y se rebela a las primeras de cambio creyendo que lo del famoso bastoncito era verdad.

Claudia ha demostrado en público lo que muchos dicen que es su comportamiento dominante en privado: “es muy autoritaria” le dijo Gibrán Ramírez a Tere Vale. Haber tratado de imponer a Harfuch, en contra de la voluntad de su jefe y benefactor, así como desafiando toda lógica programática y política, por el tremendo hándicap que arrastra el hijo de García Paniagua, podría ser el Waterloo de doña Claudia.AMLO y Sheinbaum

Norma Piña ha sido agriamente criticada por López Obrador por haber contratado en la Corte a Ricardo Márquez Blas, dado el antecedente de que colaboró con Genaro García Luna -el nuevo villano favorito del mandatario-. AMLO recalca que fue contratado como un simple empleado aunque con un substancioso sueldo y prestaciones, ¡no como aspirante a jefe de Gobierno de la entidad más importante del país!

Quizá el Presidente frenó el cambio previsto de Mario Delgado por Adán Augusto López en la dirigencia de Morena (para que fuera a competir por la Ciudad de México) porque se hubiera visto muy mal que casi lo primero que hiciera el ex titular de Gobernación, ya como líder partidista, fuera decirle a Claudia quítate para ponerme Yo. Prefirieron, supongo, especulo, dejarle ese trabajo sucio a Mario.AMLO y los candidatos

Ahora bien, dependiendo de qué tanto prosperen los esfuerzos desesperados por desinflar a Xóchitl, Marcelo podría recuperar una inusitada y sorpresiva vigencia, habida cuenta de sus extremos cuidados para no confrontarse con don Andrés, tal como ordenan los cánones de los viejos lobos de mar. Ya veremos.

 

Comments are closed.