sábado, junio 15

Uso amarillista y guerra sucia advierte AMLO en el manejo del accidente del Tren interurbano

0
370

“Solo les faltó decir: ‘lástima que no se murió nadie’. Es vergonzoso…están desatados”, lamentó el presidente

LA VERSION NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

Tiene razón el Presidente López Obrador cuando reclama que muchos medios trataron de magnificar el accidente ocurrido cuando la tarde del martes, una pieza de 90 toneladas cayó en la zona de Observatorio, donde se construye la etapa final del tren interurbano México-Toluca que inició su construcción en el gobierno de Enrique Peña Nieto y suma ya alrededor de seis años de retraso. La Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) informó que la caída de la dovela ocurrió por la falla en una grúa y aclaró que no hubo personas heridas.

A toda acción, corresponde una reacción igual y en sentido contrario, reza la tercera Ley de Newton que bien podría ser aplicada en este caso, pues el escándalo mediático alrededor de un accidente aparatoso, pero relativamente inocuo, dio pie a una reacción también escandalosa del mandatario, en su sistemática e incansable labor de detractar a la mayoría de los medios de información, o “de manipulación” como los califica a diario en un país que pelea el campeonato mundial de asesinatos de periodistas:Accidente en Tren Interurbano México-Toluca

“Ayer hubo un accidente, se cayó al momento del montaje una trabe, ¡qué bárbaro! Es que están desatados. Sólo les faltó decir ‘lástima que no se murió nadie’; es vergonzoso, pero tenemos que estar advirtiendo que hay esta campaña. Es una guerra sucia muy intensificada porque estamos en temporada electoral, estamos en vísperas de la elección presidencial, entonces están desatados”, destacó el mandatario.

Pero es que la burra no era arisca. Don Andrés y su candidata a sucederlo, fueron incapaces de tomar el toro por los cuernos luego de la tragedia de la Línea 12 del Metro, con 27 personas fallecidas y más de 80 heridos. Ni siquiera permitieron que las autoridades judiciales llamaran a comparecer a la directora del Metro, refugiada en alguna serranía, ni a darle un trato justo y digno a los familiares de las víctimas.

¿Qué les extraña entonces que, ahora, ciudadanos y medios se escandalicen con un accidente de este tipo, que recuerda en el inconsciente colectivo la tragedia de la noche del 3 de mayo de 2021 la cual, en cualquier democracia de medio pelo, le habría costado la renuncia, por lo menos, a la directora del Metro y en un régimen que presume de impoluto, a la hoy candidata de Morena a la Presidencia?

Comments are closed.