sábado, junio 15

Defiende Bernardo Barranco a Del Mazo. Lo define como “chivo expiatorio”

0
444

“Son “priistas resentidos los que le reclaman no haberse prestado al fraude electoral”, dice

LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

Fuera de las declaraciones del ex gobernador César Camacho Quiroz y de la propia Alejandra del Moral, quien asume plenamente la culpa de su derrota, es decir, quien exculpa el abandono de quien confesó ante López Dóriga la impuso por dedazo, no parece haber mucho consenso para edificarle al todavía mandatario mexiquense, Alfredo del Mazo, una imagen de estricto guardián de las instituciones que prohíben a los funcionarios públicos, empezando por el titular del Ejecutivo, influir de ninguna forma en los procesos electorales.

Quien primero que nadie (antes que cualquier priista mexiquense) se desbordó en defensa de don Alfredo, fue nada menos que el Presidente López Obrador, que siempre lo ha tratado (igualito que a su primo “el licenciado Peña“) con gran consideración y respeto. Ahora es Bernardo Barranco, un analista político que detesta al IEEM (donde fue consejero) y aboga por la 4té sin pudor alguno, quien sale a defender al mandatario mexiquense. ¿Por qué?AMLO defiende a Del Mazo por derrota en Edomex

La vieja profecía de que existía un “acuerdo de cesión de la plaza para el PRI en Coahuila, y para Morena en el Edomex“, se cumplió puntualmente. De eso sólo albergan dudas los delmacistas que, como es natural, se aferran a la idea de que su jefe no los traicionó, por una parte, y por la otra, están los morenistas que se niegan a que prospere la especie de que doña Delfina no ganó por sus propios méritos, sino porque existía un acuerdo secreto entre el presidente y el gobernador.

“En una extensa entrevista -relata Bernardo Barranco en su columna de Milenio-, César Camacho Quiroz afirmó que Del Mazo fue ante todo institucional. Señaló que tiene la obligación como gobernador de hacer valer la legalidad y la institucionalidad. Jamás entregó la plaza, dijo: Hay algunos que sugirieron que hiciera algunas cosas que puedan estar al margen de la ley”.

“Los priistas resentidos ¿le reprochan a Alfredo Del Mazo no haberse prestado al fraude electoral, como lo hicieron los anteriores gobernadores?”, remata Barranco.Del Mazo dio la espalda a Del Moral

Que recuerde, solo Alejandra del Moral hizo ese llamado público a operar el fraude al que están acostumbrados los priistas. Dijo en un mitin de campaña que no quería una constancia de buena conduta, sino un acta de mayoría, por lo que exhortaba a sus correligionarios a que “hicieran lo que saben hacer”. Pero luego elogia al mandatario mexiquense por mantenerse al margen y asume toda la responsabilidad de la derrota. ¿Por fin?

Delfina ganó, en bendita hora, haiga sido como haiga sido. De hecho estaría terminando ahora su mandato si Juan Zepeda, financiado por Eruviel Ávila, no le hubiera esquiroleado un millón de votos en el 17.

¡Serenos morenos! No tienen por qué echar a perder a una mujer sencilla y bienintencionada haciéndole creer que es la maravilla del universo. Y no tienen por qué empezar a ocultar la verdad como hicieron los priistas durante décadas, los prianistas durante dos sexenios y los prianperredistas a últimas fechas.AMLO y Del Mazo, pacto en el Edomex

¿Cuál verdad? me pregunta Cony y le respondo:

Que Delfina fue impuesta por dedazo de AMLO y que ganó por un acuerdo secreto que incluía, entre otras cosas, que Juan Zepeda se abstuviera de participar. Aunque muchos repudien reconocerlo, es importante aclararlo para que don Andrés deje de darse baños de pureza y permita que su sucesor gobierne, ahora sí más allá de la retórica, es decir en la praxis, enteramente conforme a los principios más rigurosos de la llamada cuarta transformación.

Si los rudos críticos del neoliberalismo salvaje empiezan a convertirse al nuevo credo, es decir, en intelectuales orgánicos del obradorismo, ¡estamos fritos!

 

Comments are closed.