sábado, junio 15

Fiestonón del hijo mayor de AMLO en Culiacán. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López

0
524

Coincide con el asesinato de dos agentes de la DEA, infiltrados en el Cártel de Los Chapitos

Otra vez José Ramón López Beltrán hace de las suyas. Luego del escándalo que significó el rentar en condiciones favorables una mansión en Houston, Texas, propiedad de uno de los socios de Pemex con quien trabaja su esposa y presumir su camionetona Mercedes Benz, ahora echa la casa por la ventana con un tremendo fiestón para celebrar los 17 años de su hijastra, pero en Culiacán, Sinaloa.

Cada quien es libre de derrochar su dinero como le venga en gana, salvo cuando ese despilfarro se realiza con recursos públicos, directos o indirectos. El incómodo hijo mayor de don Andrés debería ser más prudente para celebrar, con dispendios ofensivos, lo que quiera, en este caso el cumpleaños de su hijastra, porque los políticos que presumen de inmaculados y de vivir y ejercer el poder con austeridad franciscana -como es el famosísimo caso de su padre- pueden ver gravemente comprometida su credibilidad. Pero parece que a esta familia han dejado de importarle mucho las apariencias. AMLO y la pobreza franciscana

El caso llama la atención por los antecedentes de José Ramón, pero también porque la fiesta se celebró en Culiacán, Sinaloa, al más puro estilo de los nuevos ricos y de los narcos. Y encima tuvo lugar en la víspera del asesinato de dos agentes encubiertos de la DEA, infiltrados en el cártel de Los Chapitos, los hijos del “Sr. Guzmán Loera, como le dice con respeto AMLO al Chapo Guzmán.

A dos días de entregar el bastón de mando a su correligionaria (o) -cualquier cosa que este acto simbólico signifique-, y a horas de que el Presidente asista al último Informe de Gobierno de Alfredo del Mazo, resulta mucha coincidencia que antes de suspender la Mañanera por las prisas de trasladarse a Toluca (donde José Ramón hizo y deshizo a su antojo para repartir el poder entre los morenistas, a nombre de su padre, e incluso coordinó la campaña fallida de Delfina Gómez en el 17) don Andrés traiga a cuento una “decisión humanista” que tomó Miguel Hidalgo y Costilla en el Cerro de las Cruces:Fiesta a todo lujo del hijo de AMLO para su hijastra en Culiacán, Sinaloa

“Como se sabe, ahí en el Cerro de las Cruces eh… tenía la posibilidad el cura Hidalgo, este cura bueno y rebelde, de tomar la Ciudad de México. No iba a haber ningún problema militar, porque era muy fuerte y superior el Ejército Insurgente, pero eh… se piensa que el cura Hidalgo tomó en cuenta de (sic) que la toma de la Ciudad de México iba a causar muchos muertos y él era un humanista y prefirió eh… no tomar la ciudad, para evitar tantos muertos. ¡Ese es el padre de nuestra patria!… Nuestro padre santo (sic)”

José Ramón López Beltrán agasaja a su hijastra con gran derroche en fiesta de 17 años, en Culiacán, Sinaloa

Ninguno de los paleros a los que se les dio el micrófono en La Mañanera, cuestionó a don Andrés sobre el escándalo de la ostentosa fiesta en Culiacán. Nadie le preguntó por qué ahí, y no en la Ciudad de México, en Villahermosa o en Houston. ¿Por qué en el mismo lugar donde el “muy humanista” Andrés Manuel López Obrador ordenó que se liberara a Ovidio, el hijo del Señor Guzmán Loera, para evitar un baño de sangre”.

¿Ése es el nuevo padre de nuestra Patria? ¿Nuestro nuevo “santo padre”?

 

Comments are closed.