martes, mayo 21

Por unanimidad, el Congreso mexiquense frena despotismo policial del alcalde de Ecatepec

0
251

Policías de Fernando Vilchis extorsionan a la población. Presume remisión de 24 mil personas

El Congreso del Estado de México instó al controvertido presidente municipal de Ecatepec, Luis Fernando Vilchis Contreras, por unanimidad, a que reconsidere los protocolos y procedimientos de la Dirección de Seguridad y Tránsito Vial y las Oficialías Calificadoras en lo que respecta a la presentación, juicio y sanción de ciudadanos por actividades de baja o nula gravedad y que no afecten el orden público ni la tranquilidad de terceros.

Esta petición surge a raíz del Informe presentado por el alcalde correspondiente al año 2022, el cual revela que un total de 24,065 personas fueron remitidas a las oficialías mediadoras, conciliadoras y calificadoras, debido a la comisión de faltas administrativas establecidas en el Bando Municipal. Además, el informe de las Oficialías Calificadoras consigna 27,631 casos de arrestos e infracciones por diversas faltas.Policías de Ecatepec acusados de extorsión a los ciudadanos

Algunos miembros de la corporación policial parecen no estar siguiendo los protocolos de actuación al remitir a cientos de vecinos por actividades como el mantenimiento de jardines, la poda de árboles, la pintura de fachadas o el apoyo a la comunidad. En tal sentido, este llamado busca poner fin a los abusos cometidos por aquellos que utilizan el capítulo sancionatorio del bando municipal como justificación para exceder su autoridad sobre la ciudadanía.

Los términos del boletín emitido por el Congreso del Estado de México son respetuosos, por tratarse quizá del alcalde del municipio más poblado del país y militante del partido hegemónico Morena, quien, por cierto, intenta heredarle el puesto a su esposa.Fernando Vilchis de Ecatepec

Pero el delicado asunto merecería el empleo de términos mucho más duros para describir el despotismo brutal con el que la policía municipal al mando de Vilchis trata a la población. Como ejemplo, recordemos el reporte del diario español El País, de junio pasado, en el que Viridiana Hernández, una agente de la policía municipal de Ecatepec, transmitía un video en vivo desde una patrulla, cuando sacó su arma reglamentaria y mirando a la cámara dijo:

“No deja de estarme hostigando, pero no tienen los malditos pantalones para escucharme. Si no vienen, voy a quitarme la vida aquí mismo con mi arma de cargo”. El video se viralizó en internet y empezó a publicarse en los medios mexicanos.Viridiana Hernández, policía víctima de acoso de la Corporación de Ecatepec

La agente Hernández, de 40 años, explica que actuó movida por la desesperación de ver que sus denuncias por acoso laboral y sexual en el interior de la corporación nunca tuvieron resultado. Ni la Fiscalía del Estado de México, ni asuntos internos, ni la propia institución reaccionaron a sus demandas hasta que su rostro y sus palabras “corrieron como la pólvora en redes sociales”, apunta el reporte de El País.

La oficial señalaba una trama de corrupción, acoso y hostigamiento por parte de sus superiores que llega hasta el director de la policía municipal, César de Jesús García y el presidente municipal, el morenista Fernando Vilchis.

Comments are closed.