lunes, abril 15

Ana Lilia Herrera, ¿al rescate del PRI? LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
4627

Paralelamente, Eruviel se deslinda del partido que le dio todo y se humilla ante Sheinbaum, que lo desdeña

Eruviel, “El Chapitas” Ávila, dice que no quiere hueso. Y tiene razón, él lo que busca afanosamente es impunidad, igual que el resto de los “progresistas aliados” -como el impresentable Alejandro Murat, con la mitad de lo que fue su gabinete en la cárcel- y el saltimbanqui Jorge Carlos Ramírez Marín, quienes, como los maderos de San Juan, piden PAN y no les dan, piden queso, les dan un hueso… y se ponen a llorar.Alianza Progresista de Eruviel Ávila y Murat

Mucho menos obtendrían hueso estos apestados “progresistas” del PRI luego de que, nada diplomáticamente, la casi segura próxima presidenta de México, Claudia Sheinbaum, les dijo que bienvenidos pero… no esperen nombramiento alguno. En lenguaje común, los despreció haciéndoles saber, sin anestesia alguna, que ya pueden irse mucho al rancho de don Andrés a presentar su insólita solicitud.Sheinbaum

Quizá el Señor Ávila, con toda su increíble cauda de corrupción y vergonzosos asuntillos personales -como los denunciados por el valiente periodistas Humberto Padgett-, tuvo que incrustar en el Verde a sus allegados, luego de que él mismo fue rechazado no por el Pepenador mexiquense Couttolenc, sino por la dirigencia nacional de ese partido, y se vio obligado entonces a inventarse una corriente fast track -con un nombre cachetón- para hincársele muy meloso a doña Claudia que, repito, atinadamente, no se dejó chantajear, a diferencia de don Andrés, proclive a andarse empiernando con cualquiera, con tal de obtener votos para un movimiento cada vez más contaminado.

Ana Lilia Herrera Anzaldo es una mujer inteligente, abierta y comprometida con las buenas causas, quizá lo más rescatable del viejo priismo nacionalista revolucionario que queda en el atolondrado panorama nacional.

Tuvo Ana Lilia que hacer gala de su inteligencia política y esperar largos meses para volver por sus fueros, a la presidencia local de lo que queda del PRI, luego de las traiciones de Alfredo del Mazo y el propio Eruviel, de César Camacho y Enrique Peña, que le negaron ¿por acuerdos inconfesables con Mario Delgado?, su derecho indiscutible, ganado a pulso electoral impecable e invicto, de ser la candidata que enfrentara a Delfina Gómez en las urnas, pero ahora tendrá la oportunidad de demostrar, junto a Xóchitl Gálvez, de qué están hechas muchas mujeres chingonas en este país de machos autoritarios y torpes.Ana Lilia Herrera, nueva presidenta del PRI Edomex

No fue Marcelo, ahora en impúdico piquete de nalga con el “candidato Precioso” ¡morenista! para Puebla, el tal Armenta, patrocinador de Lord Molécula; tampoco fue Monreal quienes, desde dentro de Morena, le pusieran un coto a las ambiciones de maximato y a la frenética militarización y genocidio en el país.

Tendrá que ser la astuta Claudia, genial podría decirse si es que logra la increíble hazaña de disfrazarse de sumisa hasta amarrar los hilos del poder, cuando le dirá, con todo el respeto que merece y el afecto indiscutible a don Andrés, ¡perdóneme, pero es mi turno!AMLO y Claudia Sheinbaum

Si eso no sucede, estaremos fritos los mexicanos con una cifra cercana a los 200 mil muertos y la militarización creciendo hasta niveles de desgracia nacional, pero eso sí, muchos muy contentos con sus pensiones y becas y con las bocas bien abiertas esperando chichi.

Hay millones de morenistas decepcionados, pero que no se atreven a abrir el pico porque les cae la aburridora de don Andrés, muy tolerante con los asesinos, pero no con los disidentes de sus filas.

Hay millones de clasemedieros y de la alta sociedad que odian al presidente, pero hábilmente se acomodan a las circunstancias al ver que a al mandatario “de izquierda” le encanta dejarse querer por las mismas huestes de fifís a los que critica a diario.

Toda esa gente espera a un personaje como Xóchitl que lo confronte directamente, contra lo que piensa Raymundo Riva Palacio. El único problema de Xóchitl es que está rodeada de personajes que deberían estar en la cárcel -de ahí sus frecuentes lapsus linguae-. Alejandra del Moral intentó apartar de su campaña a Alito, para que no se la mosqueara y no le fue muy difícil hacerlo porque ella era candidata de la banda de Del Mazo y, por lo tanto, de Peña Nieto y otros fantasmas tricolores.Xóchitl Gálvez y AMLO

Si Ana Lilia realizara la hazaña de desbrozar el camino de Xóchitl para que no se le asocie con la clase de priismo Alitóxico o del panismo castrante de Markito, quizá tendrían oportunidad de cosechar a esos millones de descontentos con el autoritarismo obradorista y ponerle freno a la descarada delincuencia electoral que se ejerce a diario desde La Mañanera.

Quizá el gobierno de las mujeres, con Claudia Sheinbaum, Clara Brugada, Delfina Gómez a la cabeza en el sector oficial, y personajes verdaderamente progresistas y negociadoras como Ana Lilia Herrera, desde la oposición, se puedan acotar los impulsos dictatoriales de muchos ensoberbecidos que se sienten héroes de la patria y en nombre de esa megalómana creencia justifican sus descomunales abusos y descaradas desviaciones.

Quizá. Ya veremos. Pero lo cierto es que si no llega a cuajar una alternativa auténticamente feminista como la aquí precariamente dibujada, lo único que se perfila en el panorama es un país ¡y un mundo! dominado por Trumpes y Mileies.

Comments are closed.