sábado, junio 15

Se sube Ale del Moral al carro de Sheinbaum. LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
310

¿El último requisito para incorporar a Alfredo del Mazo en el gabinete claudista o liberarle su embajada?

La descarada cesión de la plaza mexiquense en las elecciones pasadas, puesta en evidencia por el abandono traicionero de Alfredo del Mazo tanto al partido que lo hizo gobernador, como a la candidata designada mediante su propio dedazo, no fue suficiente para garantizar el futuro político de ambos personajes y sus seguidores que, aunque usted no lo crea, todavía les quedan algunos que esperan con ansias mantenerse en -o volver a- la ubre burocrática. No. Ha sido necesario llegar al extremo de la humillación abierta de obligar a Ale del Moral -tan echada pa’delante en la campaña con sus “orgullo priista” -ahora vemos que postizo- a renegar de la dirigencia de su “amado” instituto político -ahora vemos que de dientes para afuera- y emigrar a la antes odiada oposición.

Los pretextos para abandonar las banderas partidistas, cuando los votos no les favorecen, son innumerables. Lo más común es decir que importa más el país y su futuro, que el de partidos cuyas dirigencias traicionan sus principios. Y es un argumento válido si se actúa de esa forma, digamos congruente con principios, sin que haya de por medio derrotas en las luchas de poder.Alejandra del Moral

Si Alita del Moral hubiera renunciado al PRI de sus amores -y de su marido- antes y no luego de una vergonzosa derrota electoral ¡y justo para pasarse al lado de quienes la vencieron!, otro gallo cantaría. La estaríamos felicitando, porque eso de andar de la mano de Alito no debe hacerle mucha gracia a nadie.

Ha sido para mí demasiado obvio, de cualquier manera, que a lo largo de la presente campaña presidencial, los aspirantes priistas a toda suerte de cargos de elección popular, no se han preocupado ni un instante en apoyar a Xóchitl Gálvez. La han abandonado a su suerte, a que se la rife sola en una “elección de Estado” coordinada desde Palacio Nacional.

Les ha importado un bledo el futuro del país con la continuidad de un militarismo castrado (porque obliga a los soldados a abrazar a los delincuentes) para centrarse exclusivamente en sus ambiciones personalísimas. “La mejor forma de apoyar a Xóchitl es haciendo una buena campaña local”, se justificaba hace unos días la candidata a gobernar Toluca por el PRI, Melissa Vargas, cuando le pregunté abiertamente por qué no apoyaban a su candidata presidencial.Xóchitl Gálvez y Alito Moreno

Alita del Moral basa su decisión de aliarse con el enemigo en que “tiene diferencias irreconciliables” con Alito Moreno. Y Claudia dice en X textualmente: “Me reuní con Alejandra del Moral. Reflexionamos sobre el futuro de nuestro país y encontramos más coincidencias que diferencias: seguir construyendo un México para todos y todas, con justicia, democracia, libertades y prosperidad compartida. Es tiempo de mujeres y es tiempo de la transformación. Le agradezco su decisión de sumarse a nuestro proyecto en favor del pueblo de México“. Conmovedor.

Ahora Alita tendrá que ofrecerle disculpas a Delfina Gómez por los insultos durante la campaña del Estado de México y en los debates.

Yo también me sumaré al proyecto de Sheinbaum en el futuro pero no porque busque hueso o un financiamiento para este añejo proyecto periodístico. Sólo lo haré si efectivamente Claudia, una vez en el poder, empieza a corregir los gravísisimos errores que ha cometido su padrino político, y encabeza una presidencia incluyente para todos que nos permita ir saliendo del infierno de inseguridad y estupidez a la que nos ha arrastrado un hombre que desprecia profundamente a todos los periodistas que no nos comportamos como Lord Molécula.

Ahora ya podrá por fin Alfredo del Mazo Tercero tomar posesión de su ansiada embajada en El Vaticano, o esperar un jugoso hueso en la administración claudista, donde podrá departir con sus amigos Eruviel Ávila y Luis Miranda (padre e hijo), entre otros nuevos próceres de la cuarta transformación.

ENRIQUE JACOB ROCHA:

 

LAURA BARRERA:

Comments are closed.