martes, noviembre 29

Insiste AMLO en su “plan B” para la Reforma electoral a pesar de que Monreal y Gutiérrez Luna lo descalifican

Gutiérrez Luna reconoció que el "plan B" implica perder 90% de la propuesta del Presidente
0
27

Gutiérrez Luna reconoció que el “plan B” implica perder 90% de la propuesta del Presidente

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo ayer en La Mañanera que, en caso de que no se apruebe la reforma constitucional en materia electoral, enviará una iniciativa de cambios a la ley, como “plan B”, que no requiera mayoría calificada para una modificación constitucional.

“Es posible que, sin violar la Constitución [dijo el mandatario] se pueda proponer una reforma a la Ley Electoral, que se elijan a los consejeros y magistrados del Tribunal [con el voto popular], que no haya legisladores plurinominales, que en vez de 500 sean 300. Ver si existe de acuerdo a lo que establece la Constitución, la posibilidad de hacer una reforma a la ley. Lo ideal sería hacer una reforma constitucional, pero son intereses de los oligarcas que no quieren la democracia”.

El líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, advirtió ayer mismo que no es posible modificar la composición del Consejo General del INE… ni que se elija a los consejeros y magistrados electorales mediante voto popular, sin modificar la Carta Magna, en tanto que el diputado Sergio Gutiérrez Luna, integrante del grupo plural de trabajo para dictaminar la reforma electoral, adelantó a EL UNIVERSAL que su bancada ya busca los huecos legales para impulsar lo que sí se puede hacer mediante reformas a leyes secundarias, entre ellas, compactar las direcciones ejecutivas del INE, pero reconoció que el “plan B” implica perder 90% de la propuesta del Presidente.

Según lo que establece la Constitución, la propuesta para cambiar el Instituto Nacional Electoral por el Instituto Nacional Electoral y de Consultas, reducir el número de diputados y senadores, que los consejeros y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sean elegidos por medio de voto popular, y recortar el número de consejeros del INE de 11 a siete, no puede avalarse mediante modificaciones a las leyes secundarias. Hacerlo traerá una ola de recursos ante el Poder Judicial, detalló Monreal Ávila, quien ya tomó el hábito de criticar a diario al Presidente, como en espera de que los conflictos internos se recrudezcan y él pueda justificar su salida de Morena sin ser acusado, como Lilly Téllez o Germán Martínez, de traidor.

A este respecto, uno de esos reporteros mañaneros comprometidos con la causa, es decir “con la transformación”, neochayoteros o chairoteros, preguntó al Presidente, muy angustiado, si no piensa intervenir para que cesen las hostilidades entre Ricardo Monreal y Layda Sansores, porque están afectando al movimiento. Si ese reportero fuera tan inteligente como don Adán Augusto, hubiera adivinado la respuesta:

“No me meto en eso y tampoco me preocupa porque ya hay un pueblo muy politizado. Los dirigentes no son tan importantes. El papel protagónico en estos tiempos de transformación lo tiene el pueblo. Por eso no pueden los oligarcas conservadores, con sus medios de información, con sus intelectuales orgánicos… Todavía pueden manipular a una buena cantidad de gente como se ve en la marcha, pero poco a poco se va concientizando la gente, sobre todo los jóvenes. Por eso hay que seguir con esta sección [‘Quién es quién en las mentiras’] y constantemente debatiendo”.

“Es que antes tenían control absoluto de los medios convencionales, con muy poquitas excepciones, y manipulaban por completo, al grado de que hay una falta de información en algunos sectores, repito, no mayoritarios. La desinformación se está dando más en los sectores medios. Hay que seguir haciendo conciencia, porque hasta las piedras cambian de parecer…”

“Si nosotros decimos vamos a buscar la conciliación, la unidad, es mantener el mismo atraso de siglos y estar formando ciudadanos susceptibles de manipulación, ciudadanos imaginarios. Imagínense un ciudadano que dice que es un movimiento diabólico el nuestro, satánico. O el otro que dice que se echó a andar la refinería de Tula para crear una contingencia ambiental y hay millones que les creen… Por eso debemos continuar con la revolución de las conciencias…”

Comments are closed.