martes, mayo 21

En México matan a 151.7 policías por cada cien mil activos. En Canadá a 2.9

0
261

Ante la indiferencia de autoridades, los policías se convierten en carne de cañón para los grupos criminales


México enfrenta una creciente ola de violencia contra los policías, quienes se encuentran en una situación precaria debido a bajos salarios, falta de capacitación y equipos insuficientes para enfrentar a grupos delictivos. Según datos proporcionados por la asociación civil Causa en Común, desde 2018 hasta junio último, cerca de dos mil 500 agentes de seguridad han sido asesinados, un promedio de al menos un oficial muerto por día.

Lo alarmante es que matar a un policía en México rara vez tiene consecuencias para el agresor, lo que incrementa el riesgo para estos elementos de seguridad. Comparado con otros países, la tasa de mortalidad de policías en México es significativamente mayor. Mientras en Canadá la tasa es de 2.9 asesinatos por cada 100 mil agentes activos, en México, la tasa es de 151.7 por cada 100 mil.

Causa en Común ha realizado un seguimiento de los asesinatos de policías en el país desde 2018, pero gran parte de estos casos apenas son registrados en páginas interiores de la prensa local debido a la indiferencia de los gobiernos federal y estatales, así como de la sociedad en general.

Las consecuencias son devastadoras para las familias y para el país. La violencia contra los policías contribuye al colapso del sistema de seguridad y justicia, ya que muchos elementos trabajan desprotegidos y sin el apoyo adecuado del Estado. La situación se agrava por la corrupción y la complicidad de algunas autoridades locales con grupos delictivos.Asesinan en México cada vez más a policías

Durante los últimos años, diferentes estados han sido testigos de casos de violencia extrema contra policías, como el hallazgo de cuerpos descuartizados y ejecuciones extrajudiciales. A pesar de la gravedad de la situación, no se han tomado medidas contundentes para proteger a los agentes y enfrentar la impunidad.

Los bajos recursos destinados a las policías estatales y municipales también han contribuido a la precaria situación, con una pérdida del 40% de los fondos para las primeras y tres años sin recibir apoyo federal para las segundas. Esta falta de inversión ha fortalecido a los grupos criminales y debilitado aún más a las fuerzas de seguridad.

Expertos señalan que el negacionismo y la falta de reconocimiento de la crisis por parte del gobierno federal han contribuido a agravar el problema. Aunque se mencionan supuestas reducciones de algunos delitos, los números demuestran un crecimiento significativo en los homicidios durante este sexenio.

En conclusión, la violencia contra los policías en México es una preocupante realidad que afecta a la sociedad en su conjunto. La falta de medidas efectivas y la indiferencia de las autoridades han llevado a que estos elementos de seguridad sean carne de cañón en la lucha contra el narcotráfico y otros grupos delictivos. Es urgente tomar acciones concretas para proteger a los policías y fortalecer las instituciones encargadas de la seguridad y justicia en el país.

 

Comments are closed.