viernes, junio 21

Victoria del sociólogo progresista Bernardo Arévalo en Guatemala. AMLO lo festeja

0
892

Los derechos de los opositores serán respetados y promovidos por el nuevo gobierno, prometió

En un giro inesperado en las elecciones de Guatemala, el sociólogo progresista Bernardo Arévalo, del Movimiento Semilla, se alza como el nuevo presidente electo. Arévalo obtuvo una contundente victoria con el 58% de los votos, dejando atrás a su rival, la ex primera dama Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), quien obtuvo el 37.2% de los votos. La elección presidencial resultó en un triunfo para el movimiento antisistema que se comprometió a combatir la corrupción que aqueja al país.

En sus primeras declaraciones tras su victoria, Arévalo enfatizó su compromiso de enfrentar la corrupción: “Hoy aceptamos con mucha humildad la victoria que nos ha dado el pueblo de Guatemala. Las urnas se han expresado […] y lo que el pueblo grita es ‘basta ya de tanta corrupción’”. Agradeció a los votantes por participar en un acto de valentía en defensa de la democracia, independientemente de su elección.

Arévalo también se dirigió a su contendiente, Sandra Torres, asegurando que los derechos de sus electores serán respetados y promovidos por el nuevo gobierno. El presidente electo, junto con su equipo y seguidores, celebró la victoria con entusiasmo y alegría en la capital guatemalteca.Bernardo Arévalo, nuevo presidente de Guatemala

También el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, manifestó en repetidas ocasiones su beneplácito por el triunfo electoral de un progresista en el vecino del Sur.

El triunfo de Arévalo marca un cambio significativo en la política guatemalteca, ya que su movimiento antisistema, el Movimiento Semilla, surgió de las protestas anticorrupción de 2015. Su victoria representa la esperanza de muchos guatemaltecos que anhelan poner fin al autoritarismo y la corrupción que han prevalecido en el país durante años.

Sin embargo, Arévalo enfrenta un camino difícil, ya que deberá gobernar con un Congreso dominado por partidos de la política tradicional, con los que ha expresado sus discrepancias. A pesar de los desafíos, Arévalo se compromete a comenzar el proceso de reconstrucción del país y a enfrentar los problemas estructurales que afectan a la población guatemalteca.

La victoria de Arévalo ha sido celebrada tanto a nivel nacional como internacional, y exfiscales, exjueces y ciudadanos comprometidos con la lucha anticorrupción expresaron su alegría por el resultado. Aunque Arévalo reconoce que el camino hacia la recuperación y el cambio será arduo, su victoria representa un paso significativo en la dirección de una Guatemala más justa y transparente.

Comments are closed.