jueves, mayo 23

Se resuelve aparentemente la crisis de los libros de texto en Edomex. Por Jesús López Segura

0
244

Dice Horacio Duarte que hubo una intención “político partidaria” para obstaculizar su distribución

Finalmente se resolvió la crisis provocada en el Estado de México luego de la sentencia de un juez que impedía la distribución de los libros de texto elaborados por el equipo de Marx Arriaga, aunque usted no lo crea por una sorprendente salida jurídica anunciada por el Presidente López Obrador en su Mañanera, y planchada con el Gobernador Del Mazo y su secretario de Educación, consistente en aclarar que la sentencia judicial solo aplicaba a 20 alumnos mexiquenses. En Chihuahua y Coahuila el asunto cobró una dimensión mayor porque se trató de controversias constitucionales dirimidas en la Suprema Corte.

De cualquier modo, la polémica sobre estos libros de texto en particular seguirá por mucho tiempo, y por motivos estrictamente pedagógicos, no “político partidistas” como el back door man de la maestra Delfina, Horacio Duarte, plantea, en una entrevista con Milenio Edomex.Horacio Duarte Olivares

Quienes presumen de militar en las filas de la izquierda, deberían tener muy clara la visión más avanzada al interior de esa corriente política sobre el verdadero papel que juegan la escuela y la familia autoritarias, represoras de la capacidad crítica y creativa de niñas, niños y adolescentes, en el sistema capitalista.

Más allá de lo que plantean las generalmente reaccionarias asociaciones de padres de familia, más preocupadas -igual que las iglesias que pretenden apoderarse de la educación- en inculcar lo que entienden por “moralidad y buenas costumbres” que en el intenso entrenamiento de los educandos en la apropiación del conocimiento científico y el desarrollo pleno de sus capacidades artísticas y deportivas, la verdadera educación tendría que estar enfocada en el uso intensivo de Internet en las escuelas, y los libros de texto deberían ser instrumentos eficaces para guiar a maestros y alumnos en esa aventura propia de cualquiera que pretenda estar a la altura de la capacitación universal actual.

No critico que los libros de Arriaga tengan errores conceptuales y ortográficos. Todos los libros de texto los tienen, unos más evidentes y hasta vergonzosos que otros. En todo caso la búsqueda de esos errores puede ser hasta un juego divertido y muy didáctico para los alumnos bien guiados.Marx Arriaga y los libros de texto gratuitos

Tampoco me molesta que se hable de lo que sea: de masturbación, del fraude electoral de Calderón y de lo que se le dé su regalada gana al señor Arriaga. Ese no es el problema. El problema radica en que actualmente resulta ridículo pretender compilar en “libros de texto” todo el acervo cultural, científico y tecnológico que cambia vertiginosamente a diario con la irrupción incluso de la inteligencia artificial.

Los alumnos -de escuelas públicas o privadas- que no se capaciten desde pequeños en el uso intensivo de Internet para apropiarse del conocimiento más actualizado -en sus fuentes originales-, en cada área de su interés, estarán condenados a la marginación laboral en un futuro cada vez más exigente.Escuelas rurales no cuentan con servicios y mucho menos internet

En vez de haber tirado una fortuna en la confección, impresión y distribución de esos adefesios bibliográficos doctrinarios en la “ideología obradorista”, el gobierno que se dice de izquierda debería haber ya cumplido su promesa de poner Internet de alta velocidad en todas las escuelas del país, así como piso firme, electricidad, baños funcionales y comedores para maestros y alumnos apoyados por la comunidad, en vez de haber eliminado las escuelas de tiempo completo. Así de simple. Todo lo demás es grilla de los más anacrónico y aburrido.

 

Comments are closed.