lunes, abril 15

AMLO se lamenta: “Nunca imaginé que me tacharan de dictador y narcotraficante”

0
308

Presiona el Presidente al INE a investigar la “guerra sucia” que, dice, hay en su contra en redes sociales

LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

En el trascendente rubro de Comunicación Social, el de López Obrador ha sido, desde el arranque -y al parecer lo seguirá siendo hasta los últimos días de su administración-, un gobierno plañidero. Un mandatario que lloriquea a diario hasta el paroxismo de compararse con Francisco I. Madero, se dice víctima de medios corruptos de comunicación que lo atacan a niveles solo vistos antes del asesinato del “mártir de la democracia” y de José María Pino Suárez.

Se queja amargamente ahora de que lo calumnian con lo de ‘narcopresidente‘: “Ahí tienen un mensaje en las redes, que ya deben ser más de 200 millones de vistas, pagado, manejado por publicistas con robots: ‘Amlo presidente narcotraficante‘… pero como decía Ponciano Arriaga: entre más me golpean, más digno me siento”.

La campaña en redes sociales y actos como ‘la marcha por nuestra democracia’ de este fin de semana, dijo, son para señalarlo de dictador y de ‘narcopresidente‘.AMLO narcopresidente

“Es que están muy enfermos de poder y de ambición al dinero… Es muy aleccionador, por eso lo trato, no hay que ocultarlo porque están mostrando el cobre, antes engañaban porque la verdadera doctrina del conservadurismo es la hipocresía”.

Esta reacción multitudinaria en redes sociales ha pegado tanto en el ánimo presidencial que, contra lo que presume a diario don Andrés, en el sentido de que hay tanta libertad en México que hasta insultan al presidente, sin que haya represión alguna -salvo su “derecho de réplica”-, que ahora sí se animó a pedirle al INE que investigue al “bloque conservador” porque dice, es el que está perpetrando esta “guerra sucia“.

Expertos han determinado que si bien puede haber apoyos y estrategias en las antes llamadas “benditas redes sociales” por un presidente que ahora las condena, solo cuando un mensaje tiene un profundo arraigo social puede prosperar hasta esos grados de cientos de millones de reproducciones.

Si no existieran, en primer lugar, reportajes de periodistas serios como Tim Golden y Anabel Hernández abordando la investigación que abrió el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, sobre un financiamiento de narcos a la campaña del 2006 del ahora Presidente, y si no existieran indicios clarísimos de que don Andrés protege a narcotraficantes y asesinos con su política abierta de abrazarlos, y ordenar a las fuerzas militarizadas de “seguridad” no confrontarlos, no prosperarían de forma tan descomunal leyendas como la de “narcopresidente“.AMLO y la mamá del Chapo

Mientras el mandatario siga neceando y sus huestes de fanáticos se sigan haciendo de la vista gorda con la tragedia impulsada por la estrategia ridícula de los “abrazos y no balazos“, la percepción no solo en el país, sino en el resto del mundo, seguirá creciendo en el sentido de considerar que el Jefe del Ejecutivo mexicano es, simple y llanamente, amigo de los más sanguinarios delincuentes. No hay manera de verlo desde una perspectiva distinta, incluso aunque no fuera cierto.

El hecho mismo de que don Andrés, en el colmo de la incongruencia, se haya manifestado a favor de la intervención de curas católicos para “civilizar” la actuación de los delincuentes, indica de manera inequívoca que el Presidente ha renunciado a su obligación primordial de garantizar la seguridad del pueblo al que dice amar, y se conformaría con el hecho de que los delincuentes siguieran robando y extorsionando a la población, aunque de manera “civilizada“, es decir, sin descuartizarla.

Comments are closed.