lunes, junio 17

Indigna a Nayib Bukele, presidente de El Salvador, brutal feminicidio en León, Guanajuato

0
591

Afirma que los defensores de Derechos Humanos están del lado de los criminales, no de las víctimas

Presidente de El Salvador Critica a Organizaciones de Derechos Humanos por su Postura ante Feminicidio en México

 

En una reacción fuertemente polarizante, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, arremetió contra las organizaciones defensoras de los derechos humanos en relación con un estremecedor video que muestra el feminicidio de una mujer identificada como Milagros en la ciudad de León, Guanajuato, México.

En el video, que ha generado indignación y conmoción en las redes sociales, se observa a la víctima caminando por la calle Lago de Zumpango, en la colonia Granada, de León, mientras es seguida de cerca por un hombre con una playera verde. El agresor apuñala a Milagros en al menos dos ocasiones, mientras esta clama desesperadamente: “¡No tengo nada, te juro que no tengo nada!”.

Bukele, conocido por su estilo directo y controvertido en las redes sociales, se pronunció en Twitter en relación con el trágico incidente. En su mensaje, el mandatario expresó su frustración hacia las organizaciones no gubernamentales (ONGs) de derechos humanos, sugiriendo que estas no se preocupan por la muerte de personas honradas y que, en su opinión, estarían más inclinadas a defender al agresor que alentar medidas punitivas por parte del Estado.

El presidente Bukele ha sido criticado en el pasado por su enfoque enérgico en la lucha contra la delincuencia y las pandillas en El Salvador. Desde la implementación de un régimen de excepción en el país, su gobierno ha llevado a cabo una serie de detenciones masivas, apuntando a presuntos miembros de pandillas y ha logrado disminuir significativamente los índices delictivos. Sin embargo, estas medidas también han suscitado preocupaciones sobre posibles violaciones de derechos humanos.

Interrogado al respecto, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, destacó por enésima vez en su Mañanera las presuntas bondades de su política de abrazos y no balazos, y puso mucho énfasis en que sus antecesores en el cargo eran proclives a la mano dura, “a las desapariciones, a las matanzas masivas, a no dejar heridos”, como si aplicar con rigor la ley tuviera que derivar necesariamente en actos represivos y la única alternativa fuera renunciar la violencia legítima del Estado… para acusar a los criminales con sus papás.

Comments are closed.