martes, mayo 21

¿La elección presidencial se irá a tercios? LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
455

Marcelo por MC, Claudia por Morena y Xóchitl por el Frente conservador. Cualquiera podría ganar

El hecho de que Marcelo decidiera soltar la sopa de lo que realmente piensa, un día antes de que Mario Delgado hiciera su magia demoscópica, revela que el excanciller está convencido, como lo perfiló desde ayer en su discurso, que Delgado tiene cooptadas a casi todas las casas encuestadoras que, como sabemos -y el propio Presidente se ha dedicado a denunciar- pueden ponerse al servicio del mejor postor, exactamente igual que la mayoría de los periodistas y analistas de prensa.

Ebrard prácticamente denunció ante el mundo que se está llevando a cabo en México una elección de Estado en favor de la preferida de un mandatario que, paradójicamente, presume ser incapaz de emular a sus “corruptos” adversarios.Claudia Sheinbaum niega elección de Estado a su favor

Como las reacciones ante esta denuncia histórica que debería haber causado una tremenda conmoción nacional -e incluso internacional, por las relaciones que el excanciller logró construir fuera del país- fueron completamente anodinas (“Es falso pero yo nunca voy a hablar mal de mis compañeros”, respondió Claudia … “Es natural”, se limitó a comentar AMLO. “Yo entiendo a Ebrard. Hay inquietudes, hay dudas razonables”), entonces se puede inferir que la elección presidencial del 24 -contra todo escenario previsto antes de la irrupción de Xóchitl Gálvez, se dividirá en tercios.

Es un hecho que Claudia ganará la interna de Morena -haiga sido como haiga sido-. Por el talante mostrado ayer por un ciertamente flemático e imperturbable Marcelo Ebrard, es casi seguro que, con toda la parsimonia del mundo, se arrojará a los brazos de Dante Delgado y proclamará desde Movimiento Ciudadano la lucha que tarde o temprano tendrá que librarse en México y en cualquier país que anhele ser ci-vi-li-za-do.Asegura Ebrard hay dados cargados hacia Sheinbaum

MC es el único partido que en el México actual ha respetado estrictamente la ley.

Todos los demás organismos políticos, y muy destacadamente Morena, se han dedicado al uso ilegal de recursos -y no solo públicos-. A realizar actos anticipadísimos de campaña. A la guerra sucia y el acarreo. Al juego de los tapados (“corcholatas”) y el dedazo. Todos, excepto Movimiento Ciudadano.

Así que, contra lo que piensan los que afirman que MC tiene poco arrastre y que Marcelo no sería nadie sin el arropo de López Obrador, el canciller podría dar la pelea si, con la determinación mostrada ayer, se erige como el auténtico defensor de la legalidad en materia electoral y se decide a desmenuzar, una por una, todas las inocultables falacias de la cuarta transformación, al mismo tiempo que se deslinda de los saqueadores prianperredistas.Puede haber rompimiento entre Ebrard y AMLO

Si no logra crecer lo suficiente para ganarle a sus eventuales adversarias, sí podría arrancar un número suficiente de votos para inclinar la balanza en cualquiera de los dos lados, propiciando un resultado por completo sorpresivo.

¿Cuáles son los temas de campaña para hacer pedazos a quien se atreva -casi seguramente Xóchitl– a abanderar a la más que desprestigiada alianza conservadora?

No es necesario repetirlos aquí. Ya de eso se ha encargado el Presidente López en 5 años de peroratas cotidianas contra “los neoliberales corruptos”.AMLO se queja de neoliberales corruptos pero no hay denuncias

¿Y cuáles los temas sobre los que podría bordar un Marcelo Ebrard sin mordaza y profundamente motivado y bien informado para atraer a millones de decepcionados del obradorismo? Hay una infinidad:

Las promesas falsas de desaparecer el dedazo y el fraude electoral.

El desastre de los “abrazos y no balazos” que tiene al país hundido en la peor masacre de su historia.

El mito autocomplaciente de que se debe a su administración -y no al incremento heroico de las remesas- el que 5 millones de mexicanos hayan superado los niveles de pobreza, con todo y pandemia. Si fuera por las muy limitadas pensiones universales (es decir, no enfocadas hacia los más pobres), los que habrían salido adelante hubieran sido los habitantes en pobreza extrema y alimentaria.

La indiferencia -a veces hasta burlona- ante el sufrimiento de las víctimas por desapariciones y feminicidios.

La irritante y continua celebración pública de las ganancias estratosféricas de los banqueros, el año pasado, como un “logro” del Gobierno.AMLO felicita a banqueros por ganancias estratosféricas

La promesa fanfarrona sobre un sistema de Salud ya no solo “similar”, sino hasta superior al de Dinamarca, mientras en todo el país los servicios sanitarios apestan a muerte y persiste el criminal desabasto de medicinas.

Y así se podría continuar indefinidamente para nutrir una campaña que quite la careta de “izquierdista” a un gobierno francamente gatopardista.

Ya empezó el sistema a amagar a Marcelo por una supuesta falta por uso de imágenes infantiles en su campaña (estrategia que mató de la risa a la excandidata mexiquense, Alejandra del Moral), quizá porque si se atreven a perseguirlo por lo de la línea 12 del Metro, terminarían afectando más a Claudia, la verdadera responsable de esa tragedia.

Como sea, bienvenido Marcelo a la contienda real, por primera vez en nuestra historia, por la Presidencia de México. Cualquiera de los tres podría ganarla.

Comments are closed.