sábado, marzo 2

Defiende Martínez Vilchis su hueso: “Desaparecer el INFOEM va contra Derechos Humanos”, dice

0
416

El sistema anticorrupción debe prevalecer, afirma quien, como exrector, intentó apropiarse camionetas de la UAEMex

Por Jesús López

José Martínez Vilchis, obscuro personaje que disputa con Tiburcio Rojas Dávila y el actual rector, Barrera Díaz, el campeonato estatal de la mediocridad académica y el oportunismo político, rompe repentinamente su tenebroso silencio habitual y se deja escuchar para defender el hueso que le consiguió Eric Sevilla, el incomprensiblemente todavía dirigente del PRI mexiquense, cacique de Lerma y patriarca del grupillo político del exrector.

Ahora que el empoderado morenismo local empieza a dar muestras de vitalidad, al poner los ojos en el tan inútil como oneroso Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de México y Municipios (Infoem), para desaparecerlo porque, como bien afirma el Presidente López Obrador, la mayoría de esos organismos de simulación fueron creados durante la etapa neoliberal para fingir que se empoderaba a la sociedad civil, a efecto de que vigilara que las tareas sustantivas de las secretarías de Estado se llevaran, efectivamente, a la práctica hasta sus últimas consecuencias, pero en realidad funcionaban para darle chambas, bien remuneradas, a burócratas desempleados a los que se les debían favores.José Martínez Vilchis, Eric Sevilla y Eruviel Ávila

El caso de Martínez Vilchis no puede ser más claro porque, adicionalmente, encuadra a la perfección en el esquema planteado por el Presidente López Obrador sobre la “derechización” de las universidades públicas del país, durante la etapa neoliberal, proceso que culminó con el escándalo de la Estafa Maestra, en el que se arruinó la reputación de varias máximas casas de estudio del país, y especialmente la del Estado de México, haciéndolas participar en un fraude millonario con empresas fantasmas.

Ya la Legislatura del Estado de México había dado un paso importante al reforzar a la universidad con un eficaz contralor, como don Victorino Barrios, gracias a quien el alma mater de muchos mexiquenses ha podido frenar excesos como el que el propio Martínez Vilchis y muchos otros burócratas universitarios -que se escudaron durante largo tiempo en “la autonomía” para perpetrar sus pequeños y grandes abusos- fueran exhibidos a la luz pública, en el caso que nos ocupa con el vergonzoso asunto de intentar apropiarse varias camionetas de la UAEMex.Victorino Barrios

Entendemos que una administración como la de Alfredo del Mazo Maza haya premiado esa conducta reprobable del exrector con el puesto de comisionado presidente del INFOEM, pero el paso siguiente en una nueva administración que, se supone, ya no cobijará esos adefesios, debería encaminarse a desaparecerlos, o al menos poner al frente a una persona escrupulosamente decente y honesta. Todos esperamos que la 4té transite de la retórica grandilocuente, a los pequeños y grandes ajustes en la praxis gubernamental.

Por mencionar un ejemplo de esos desajustes imperdonables, cuando el suscrito tenía un programa semanal en TV Mexiquense, los lunes por la noche, hace muchos años, recibí varios oficios del director, Marco Antonio Garza Mejía, y llamadas del secretario de Educación entonces, Efrén Tiburcio Rojas Dávila, presionándome para que ya no invitara a mi programa a destacados militantes de la izquierda local, entre otros a Higinio Martínez.Efrén Tiburcio Rojas Dávila

Desde luego que los mandé por un tubo y las presiones siguieron hasta que me despidieron de la emisora.

A Marco lo acaban de nombrar en la administración morenista “director de estrategia Informativa” y don Tiburcio anda nadando en aguas morenistas y abriendo sus poderosas fauces en el campus de la UAEM.

Ignoro si la gobernadora Delfina Gómez y Horacio Duarte avalan estos desfiguros, quizá por pactos secretos con el peñismo (Marco trabajó en logística del Presidente Peña), o ni siquiera conocen los antecedentes de quien les va a dirigir la “estrategia informativa” o, de plano, solo quieren molestar al Dr. Martínez. Pronto se sabrá.

 

Comments are closed.