lunes, junio 17

El INE se sale con la suya. Impone una agenda de “paridad de género” in-cons-ti-tu-cio-nal

0
1073

Coahuila o Estado de México -o ambos- estarán obligados a postular a una mujer para la gubernatura

LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

Para cumplir con una regulación impuesta por el INE que por cierto pasa por encima de la Constitución del Estado libre y soberano de México -al menos, pues desconozco el caso de Coahuila-, ambas entidades deberán obligar a los partidos políticos a que cambien sus estatutos, en fecha perentoria, e integren lineamientos de competitividad suficientes para obtener el resultado de que, en el proceso electoral del año entrante, al menos una de esas dos entidades erija a una mujer como gobernadora.

Esto contradice un artículo de la constitución mexiquense -recién aprobado- por el cual, la muy saludable obligatoriedad de garantizar la paridad de género se pospone hasta el 2029, atendiendo al principio legislativo fundamental de que las leyes y reglamentos no deben promulgarse para beneficio o perjuicio inmediato de quienes los promueven.

Las normas no deben tener destinatarios específicos, sino de aplicación general. Ésa es una máxima que los consejeros del INE -legos en materia legislativa, pues su función es otra-, se pasaron por el arco del triunfo, sumando negativos en un momento muy inoportuno para ellos mismos, cuando un hombre muy poderoso ha dicho que no le importa en absoluto violentar sus disposiciones, porque de cualquier forma “los diputados los van a desaparecer”, lo que está por verse, porque se requiere una mayoría con la que don Adán Augusto difícilmente contará.

Con siete votos a favor y cuatro en contra, pasó el proyecto que se discutió por escasas dos horas y donde los institutos políticos expresaron su inconformidad y consideraron que el árbitro electoral se extralimita claramente en sus funciones que deberían restringirse, a juicio de quien esto escribe, a hacer cumplir el marco normativo formulado por los Poderes Legislativos nacional y de los estados, y no al revés: que los Congresos tengan que modificar las leyes a contentillo de las ocurrencias de los consejeros electorales.

Veremos si estas nuevas chambonadas del instituto no generan conflictos preelectorales en el Estado de México, pues nada más para molestar, el prianismo podría dar la sorpresa de postular a una mujer en Coahuila, obligando a Mario Delgado a fracturale el dedo índice al Presidente López Obrador cuando ya tiene la primera parte de la guerra demoscópica y mediática ganada en favor de su delfina.

De cualquier modo, los conflictos se presentarán, independientemente de que sea candidato, candidata o candidate la propuesta de Morena, pues el INE y probablemente el propio IEEM, no dejarán pasar tan fácilmente, como en otras entidades, la patraña de que el delfín, la delfina o el delfine realice descarados actos anticipados de campaña con el ostensible disfraz de “coordinador de los comités de defensa de la cuarta transformación”, a menos que se hagan, también, de la vista gorda con el hecho perfectamente previsible de que el candidato o candidata del prianismo irá montado (a) durante toda la campaña en una tarjetota color de rosa. Ya veremos.

Leave a reply