sábado, junio 15

¿Odia AMLO al pueblo de México? LA VERSIÓN NO OFICIAL. Por Jesús López Segura

0
515

¿De qué otra manera se explica que lo deje a merced del crimen organizado?


El Presidente Andrés Manuel López Obrador se la pasa repitiendo que ama al pueblo mexicano. Y trata de demostrar en los hechos esa dudosa afirmación mediante la política de repartir cantidades precarias de dinero en efectivo a adultos mayores e incapacitados, así como otorgando becas a estudiantes de diversos grados. Pero, en contraste con ese limitado asistencialismo social, por lo menos impulsa cuatro vertientes de políticas públicas tendientes a fortalecer el dominio absoluto de los criminales sobre el pueblo al que dice amar:

1.- La política de abrazos a la delincuencia no es solo un exceso retórico que denota la presunta intención de abstenerse de combatir la violencia con más violencia. Es un hecho real que se presenta con horror en la vida cotidiana de comunidades enteras que observan la inacción de la Guardia Nacional ante los criminales que los extorsionan, violan y matan. Las fuerzas armadas juegan un papel meramente testimonial, mientras las bandas delincuenciales hacen enteramente de las suyas ante sus indiferentes narices.Guardia Nacional

2.- La política de “Jóvenes Construyendo el Futuro” que se supone arrancaría de los brazos de la delincuencia a ese sector de la población, se convirtió, en realidad, en un mecanismo para financiar empresas con mano de obra gratuita emergida nada menos que de los amigos, de sus hijos y compañeros de los dueños de negocios favorecidos con el programa, muchos de ellos socios de la 4té, como es el caso de la productora de Epigmenio Ibarra que no solo fue beneficiado con un préstamo blando de 150 millones por cuenta de la banca oficial, sino que su empresa, enmarcada en la industria de la ideología, se ha sostenido con decenas de jóvenes que construyen el futuro no del país, sino del negocio millonario de este cínico intelectual orgánico del obradorismo.

3.- Ante la indiferencia absoluta de las fuerzas armadas y la Guardia Nacional (que son la misma cosa) frente al dominio de los criminales en todo el país, surgen naturalmente grupos de autodefensa que son condenados retóricamente por el Presidente en su tribuna matutina, al mismo tiempo que se tolera (si no es que se propicia) el asesinato de sus principales líderes, como fue el caso de Hipólito Mora en Michoacán y ahora del líder autodefensa de Guerrero, Bruno Plácido.Bruno Plácido, líder de autodefensa UPOEG, asesinado

4.- La cereza del pastel para instaurar el régimen de terror y dominio de la criminalidad organizada en el país, la constituye la campaña de desprestigio ideologizante y la destrucción de las bases materiales de existencia del Poder Judicial, lo que fortalece a los criminales organizados y a los de cuello blanco, porque somete a jueces, magistrados y ministros al imperio del soborno como medio de subsistencia.

En este caso don Andrés deja perfectamente claro que, cuando conviene a sus intereses, la corrupción rampante de los miembros del aparato judicial justifica la condena de toda la institución, despojándola de sus recursos. Pero en el caso de la corrupción de miembros del Ejército en el escándalo de Ayotzinapa, por ejemplo, se plantea que la institución es moral y penalmente intachable y son solo unos cuantos miembros particulares los que la deshonran con su actuación corrupta.Ayotzinapa, fue el Ejército

Hay muchos datos duros que le entran por un oído y le salen por el otro al presidente y a sus huestes de aduladores y obedientes seguidores en todas las áreas de la administración pública y del periodismo rastrero:

Con los más de 160 mil asesinatos dolosos que carga ya su administración, en apenas el quinto año de Gobierno, ya superó con unos cien mil a los del foxismo, 45 mil a los de Calderón y poco menos de 10 mil a los del “licenciado Peña Nieto“.

Hay un grado de más del 90% de impunidad en todo el país, principalmente en los estados gobernados por Morena, según los más reciente datos de México Evalúa, que la administración obradorista no ha desmentido. Y en el caso de la Ciudad de México el grado de impunidad raya en el 100%, justo donde pretenden que repita la fiscal Ernestina Godoy y también desde donde el obradorismo postula a la próxima presidenta de México y al jefe de Gobierno de la capital mexicana.Homicidios dolosos aumentaron con AMLO

Hay que ver cualquier día el noticiario de Azucena Uresti para documentar el horror en el que vivimos, o más bien morimos los mexicanos. Pero también hay que analizar a detalle cualquier día de las Mañaneras para darse cuenta de que nuestro mandatario vive en un mundo de fantasía en el que su gobierno (y no las remesas de sus familias) “rescataron de la pobreza” a millones de mexicanos, aunque la condición de extrema pobreza azota a cada vez más compatriotas.

En el Universo para-lelo de AMLO, los autodefensas son innecesarios porque el Estado “garantiza la paz y la tranquilidad de los mexicanos”, por lo que resulta plenamente justificable que los criminales asesinen impunemente a sus principales líderes.

En esa otra dimensión en la que habitan AMLO y sus fanáticos, es perfectamente legítimo que el Poder Ejecutivo, en contubernio con sus borregos del Legislativo, aplasten al Poder Judicial como una venganza por que no le aprobaron la militarización plena de la Guardia Nacional.

Comments are closed.