martes, noviembre 29

Balacera entre escoltas y secuestradores genera caos y pánico en Plaza Andares, Jalisco

0
185

AMLO usó la tragedia en La Mañanera para insistir en la militarización de la Seguridad Pública

El Presidente López Obrador mencionó -para ejemplificar la importancia que, según él, tiene la presencia de los militares en las calles- la balacera en el centro comercial Plaza Andares, en la colonia Puerta de Hierro, en Zapopan, Jalisco, que dejó este fin de semana un saldo de una persona muerta y tres lesionados entre los presuntos secuestradores y los guaruras de un empresario que “al parecer” -dijo AMLO– se dedica a la compra y venta de vehículos.

El presunto empresario, que inicialmente fue confundido por los medios con el cantante Julión -porque andaba por la zona durante la balacera-, fue rescatado del secuestro no por los soldados, sino por sus guardaespaldas o “escoltas” -como prefiere llamarles López Obrador-. El enfrentamiento con los soldados fue posterior al intento de secuestro, cuando los delincuentes ya habían sido rechazados por la guardia civil privada y lograron, de cualquier forma, huir.

No cabe duda de que el Presidente mexicano, a pesar de las recomendaciones de la ONU y de todos los estudios que indican, sin lugar a la menor duda, que la participación de soldados en tareas de seguridad pública no es recomendable más que como un mecanismo auxiliar, emergente y controlado por autoridades civiles, está obsesionado con dejarnos esa herencia maldita de un Estado de Sitio Permanente en nuestro país.

Por lo pronto, solo los empresarios ricos están protegidos ante el embate incontenible de la delincuencia, porque tienen el dinero para procurarse seguridad privada mediante vehículos blindados y guaruras, seguridad mucho más eficiente que la simulada por los militares, llámense Ejército, Marina o “Guardia Nacional“, privilegio que escapa a la casi totalidad del resto de la población, lo que en un gobierno que proclama la consigna de “primero los pobres” y que critica casi a diario el “clasismo social” resulta, por lo menos, contradictorio.

Según Bajo Reserva”, de El Universal, Ricardo Monreal trabaja a marcha forzadas para lograr una redacción del dictamen de la reforma constitucional que amplía hasta 2028 la autorización al Presidente de la República para utilizar las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública, de modo que incluya “candados” aceptables para la oposición, es decir, controles parlamentarios, rendición de cuentas, evaluación y supervisión de las Fuerzas Armadas en las tareas de seguridad pública.

Recordemos que -según trascendió en columnas del mismo diario- don Ricardo se juega en este lance su inclusión entre las corcholatas oficiales o casi casi su expulsión de Morena.

Leave a reply